Sectores

Un inicio del curso universitario marcado por la rebaja de las tasas

Las familias se ahorrarán entre 400 y 900 euros

En septiembre comienza la universidad. Las matrículas suponen importantes quebraderos de cabeza a los padres. Se dejó atrás la ‘vuelta al cole’, pero en ocasiones es mejor malo conocido que bueno por conocer, porque la ‘vuelta a la universidad’ conlleva mayores gastos.

Sin embargo, algunas familias podrán tomarse un pequeño respiro en algunas de las Comunidades Autónomas, como es el caso de Madrid donde las matrículas universitarias experimentaron un ligero descenso del 10 por ciento, una rebaja que permitirá un ahorro de entre 400 y 900 euros por matrícula en función de la carrera. Ligero porque desde 2012, las matrículas de enseñanza superior se encarecieron un 65 por ciento en la Comunidad, pasando de 800 a 1.324 euros.

Pero este no es el único gasto al que se tienen que enfrentar. El alojamiento es quizás el principal desembolso para los progenitores de los universitarios que por distintas razones tienen que dejar sus casas, sus pueblos y, en ocasiones, sus Comunidades Autónomas. La diferencia presupuestaria es inmensa en función del destino. El primer año, muchos optan por los Colegios Mayores, residencias donde el alojamiento y la manutención conllevan un gasto de alrededor de 800 euros al mes en Madrid, a lo que habría que sumarle una pequeña suma para los gastos personales del estudiante. Otra opción más económica, aunque tampoco tanto, son los alquileres de pisos. El precio varía en función de la antigüedad, la zona y las prestaciones de la vivienda, pero suele situarse en torno a los 300 euros, a lo que hay que sumarles otros 400 euros a mayores para la manutención.

Pero tranquilos, padres, que si se van a otras Comunidades Autónomas distintas a la capital, todo es más barato.

El material es otro tema aparte. La cuantía de los libros universitarios varía en función de la carrera, siendo de 40 euros algunos de humanidades y de hasta 100 los de otras más técnicas como ingenierías o de rama científica. Luego, hay otras carreras que no precisan de muchos libros, pero el material de clase es mayor. Es el caso de las bellas artes, donde un estudiante puede dejarse al mes 200 euros en material escolar, a veces incluso más.

¿Y la vuelta al cole?

Está claro que el comienzo y vuelta a la universidad supone a los padres una importante suma de dinero. Pero para qué mentir, si la vuelta al cole no se queda atrás. Las familias gastan entre 300 y 700 euros por hijo escolarizado, llegando incluso a los 1.000 euros en algunos casos, según la Asociación de Consumidores y Usuarios (CECU).

El principal desembolso se realiza a principios de curso. Según el estudio elaborado por ‘iAhorro’, los libros de texto y el material escolar supone alrededor de 219 euros por niño, a lo que hay que sumarle los uniformes (217,5 euros) y el calzado deportivo (40 euros), es decir, 476 euros que se van de la cuenta en apenas unos días.

Pero esto no es todo porque hay una serie de gastos que se repiten mes a mes. El comedor supone a las familias alrededor de 96 euros al mes, el transporte 120 y las actividades extraescolares 20 euros por cada una, de forma que cuantas más actividades más dinero hay que desembolsar. Todo esto supone una suma de 236 euros al mes, como mínimo.

Yasmina Pena