Abogada especialista en despidos explica cómo está la situación en Madrid tras la última ola

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

La pandemia del COVID-19 ha causado grandes consecuencias a nivel mundial, golpeando la vida social y sobre todo la económica de los diferentes actores sociales. Grandes y pequeñas empresas se han visto en la necesidad de reducir sus funciones y consecuentemente, su plantilla trabajadora, estando obligados a cerrar sus puertas en la peor de las situaciones, una complicada gestión que ha derivado en una significativa ola de despidos.

En medio de esta crisis de empleo, es importante que las personas que se hayan quedado sin su puesto de trabajo se asesoren mediante los servicios de un profesional en el área del Derecho Laboral que ayude a defender los derechos de los trabajadores. En este contexto, surge Legislabor, un despacho de abogados liderado por la abogada laboralista Laura Zamora García, quien cuenta con una trayectoria de más de 15 años de experiencia como abogado de despidos en Madrid.

¿Qué es un abogado laboralista?

En los últimos dos años, debido al estado de alarma en el que se encuentra el mundo por el COVID-19, la vulnerabilidad laboral ha sido un punto en común entre los abogados laboralistas. Esta es una figura legal cuya función consiste en asesorar a los trabajadores en todo lo que refiere a sus derechos laborales y a las obligaciones que tiene el patronato con el empleado, ofreciendo el apoyo necesario legal y judicial, sobre todo en el ámbito de los despidos improcedentes.

En este sentido, contar con un abogado especialista en Derecho Laboral se convierte en una verdadera necesidad para los diferentes sectores económicos. El despacho de abogados de despido en Madrid que dirige la profesional Laura Zamora García, Legislabor, ofrece una asesoría especializada que orienta a empresas, trabajadores y autónomos en todo lo relacionado con el entramado legal del Derecho Laboral y los temas referentes a la Seguridad Social. El bufete recibe diariamente muy buenas reseñas en Google por parte de los clientes, las cuales avalan en gran medida sus servicios.

Funciones de un abogado laboralista

Dentro de un litigio entre empleado y empleador, los abogados laboralistas tiene un papel importante en la mediación, defensa y acompañamiento de alguna de las dos partes. La principal función que debe realizar un abogado de Derecho Laboral es la asesoría individual o colectiva de todos aquellos que se encuentren en desventaja ante un conflicto laboral.

Los abogados laboralistas tienen la capacidad de representar a su cliente en procedimientos judiciales laborales que estén referidos a despidos, sanciones, acosos laborales y mobbing o cualquier otra situación donde sean vulnerados los derechos del trabajador.

En temas de despido, un abogado laboralista está en la capacidad de asesorar al trabajador en cuanto a si los términos del despido son correctos y sustentados bajo el marco legal. Por último, en el momento de comenzar a trabajar en una empresa nueva, siempre es recomendable realizar un estudio previo detallado del contrato laboral por un abogado experto, quien podrá detectar la posible existencia de cláusulas irregulares.

Es también imprescindible para las empresas, el ir correctamente asesoradas en lo que se refiere al alta de trabajadores, tipo de contratación, asesoramiento jurídico-laboral, a efectos de prevenir futuros conflictos con la plantilla o contar con asistencia letrada para la efectiva y eficaz resolución de los mismos.

Sea cual sea el motivo, el bufete de abogados capitaneado por la abogada Laura Zamora García acompañará al cliente a lo largo de su proceso, ofreciéndole el asesoramiento laboral que necesite y también un presupuesto inicial sin ningún tipo de compromiso. Además del Derecho Laboral, el equipo de Legislabor también es experto en otras áreas como el Derecho Civil y el Derecho de Familia, pudiendo asesorar en casos como divorcios, guarda y custodia de hijos menores, procesos de adopción, incapacidades laborales, herencias o testamentos.