El 13% de los consumidores elevó su gasto en bienes tecnológicos de consumo durante la pandemia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El 13% de los consumidores incrementó su gasto en bienes tecnológicos de consumo (BTC) durante la pandemia, mientras que un 59% lo mantuvo y un 28% redujo su gasto en estos productos, según los datos del barómetro de consumo sectorial de Aecoc Shopperview, presentado en el webinar ‘El comprador de Bienes Tecnológicos de Consumo (BTC)’.

En concreto, el informe muestra que el 21% de los consumidores ha comprado por Internet dispositivos de informática y telecomunicaciones, que es la quinta categoría con mayor penetración en ‘e-commerce’, por detrás de los productos de alimentación, de higiene y cuidado personal, de limpieza y de entretenimiento.

El índice de compradores baja en el caso de los aparatos de
imagen y sonido (9%), pequeño electrodoméstico (8%) y grandes electrodomésticos (4%).

“El incremento del tiempo que pasamos en casa ha favorecido el crecimiento de todos los productos relacionados con el teletrabajo y la teleeducación”, ha explicado el responsable del área de BTC de Aecoc, Alejandro Lozano.

La previsión es que este crecimiento de la compra ‘online’ siga en los próximos meses. Ocho de cada diez consumidores afirman que seguirán comprando algunos productos por Internet una vez pase la pandemia, por un 13% que asegura que hará la mayor parte de su compra ‘online’ y tan solo un 7% abandonará el canal.

Respecto a los motivos para decantarse por la compra ‘online’ de bienes tecnológicos de consumo, el motivo de visita más recurrente es la curiosidad (41%), seguida por comprar precios (32%), buscar información (30%) e inspirar (8%).

En el análisis sobre el peso de la sostenibilidad sobre la compra de los BTC, el informe indica que el 54% de los consumidores ha comprado electrodomésticos de clase A. Se trata de una de las categorías de productos ecológicos de no alimentación más demandadas, por detrás de las bombillas de bajo consumo (69%) y por encima de cremas, papel y detergentes.