El Banco de Inglaterra evaluará la resistencia de la banca británica a un desplome del 37% del PIB en 3 años

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El Banco de Inglaterra (BoE) someterá este año a los ocho mayores bancos y sociedades de crédito del Reino Unido, incluida la filial británica del Santander, a unos test de estrés bajo el supuesto de una caída del PIB del país del 37% entre 2020 y 2022, con el fin de evaluar si el sector contaría con capacidad para seguir prestando apoyo a la economía en una doble recesión tras el impacto de la pandemia.

En concreto, los balances de las entidades examinadas serán sometidos a un escenario con una caída acumulada del PIB del 37% respecto de la situación registrada en 2019, junto con una contracción mundial del 31%, lo que provocaría un hundimiento del 33% de los precios de la vivienda en Reino Unido y dispararía el nivel de desempleo hasta el 11,9%, casi seis puntos porcentuales más.

El escenario de estrés resulta así mucho más severo que las últimas proyecciones macroeconómicas de ‘la Vieja dama de Threadneedle Street’, que el pasado mes de noviembre auguraba una caída del PIB del Reino Unido del 11% en 2020, seguida de un rebote en 2021 del 7,2% y del 6,2% en 2022.

La entidad decidió en marzo de 2020 cancelar las pruebas de resistencia a las que somete anualmente a los ocho mayores bancos del Reino Unido con el fin de que las entidades concentrasen sus esfuerzos en hacer frente a las necesidades de crédito de las familias y empresas británicas ante el impacto de la crisis de la Covid-19.

Sin embargo, a través del Comité de Política Financiera (FPC), la institución llevó a cabo el pasado mes de diciembre una evaluación de la resiliencia del sector y de su posición de capital para poder otorgar préstamos ante diferentes contextos.

De este modo, el Banco de Inglaterra indicó que el objetivo de las prueba de resistencia de 2021 será “actualizar y perfeccionar esta evaluación”.

Los bancos participantes en el examen deberán presentar sus proyecciones de deterioro crediticio y de activos ponderados por riesgo (APR) el próximo mes de abril, en lugar de la fecha habitual de junio, cuando se presentarán las proyecciones estresadas adicionales, mientras que los resultados específicos de cada entidad se darán a conocer en el cuarto trimestre de 2021.

Los resultados de la prueba de resistencia de 2021 actuarán como una verificación cruzada del juicio de la FPC sobre la intensidad de las turbulencias necesarias para poner en peligro la resistencia de los bancos y amenazar su capacidad para absorber pérdidas y seguir prestando, subrayó el banco central del Reino Unido.

Además de la filial del Santander en Reino Unido, también tomarán parte en las pruebas Barclays, HSBC Holdings, Lloyds Banking Group, Nationwide Building Society, NatWest Group, Standard Chartered y Virgin Money UK.