El Banco de Japón inicia el ajuste de sus estímulos mientras mantiene los tipos en mínimos

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

El Banco de Japón (BoJ) ha decidido comenzar a retirar parcialmente los estímulos implementados en respuesta a la pandemia ante la mejoría de las condiciones financieras en el país, incluyendo la reducción de sus compras de deuda a partir de abril y el final de las ayudas a las grandes empresas, aunque mantendrá su política acomodaticia de tipos negativos.

De este modo, en su reunión de dos días que ha finalizado este viernes, la institución ha anunciado que a partir del próximo mes de abril reducirá el importe de sus compras de deuda corporativa y pagarés a los niveles anteriores a la pandemia.

Asimismo, el BoJ ha decidido extender por un periodo de seis meses, hasta el final de septiembre de 2022, su programa especial de apoyo a la financiación de las empresas en respuesta a la Covid-19, aunque, en este caso, estará enfocado hacia las pequeñas y medianas empresas.

Por otro lado, el BoJ ha decidido mantener su política monetaria, incluyendo un tipo de interés negativo del 0,1% en las cuentas mantenidas por las entidades en el Banco de Japón, así como la adquisición de deuda pública sin límites máximos para mantener en torno a cero el rendimiento del bono a 10 años.

Además, el instituto emisor japonés seguirá adelante con la compra de fondos cotizados (ETF) a un ritmo anual de 12 billones de yenes (93.110 millones de euros) durante el tiempo que sea necesario,

«Las condiciones financieras en Japón han mejorado en general, a pesar del persistente impacto continuado de la Covid-19 en las economías nacional y extranjeras», ha señalado la institución en un comunicado.

En cualquier caso, el Banco de Japón ha subrayado que seguirá de cerca el impacto de la Covid-19 y «no dudará en tomar medidas de relajación adicionales si es necesario».