El Cava más irresistible de Robert J. Mur

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

“El placer es claramente fundamental”. Así define a la perfección Robert J. Mur, su Cava Gran Reserva (Guarda Superior), ideal para celebrar estas entrañables fiestas navideñas.                                                    La historia de Robert J. Mur se remonta a 1988 en la cuna de la DO Cava, Sant Sadurní D’Anoia (Barcelona), un apasionado del terroir del Penedés mediterráneo, que tenía una manera de entender los espumosos y que durante 33 años de historia, nunca ha dejado indiferente a nadie.  Su ambicioso proyecto, ha conseguido el respeto del sector, con los valores que lo han identificado y ha trasmitido desde su origen: diferenciación, tradición y continuidad, pero a su vez hacia una evolución más cuidada y exclusiva línea de cavas de larga crianza y con ediciones limitadas.

Y, ahora, en este tiempo pre navideño, llega con calidad, artesanía y respeto, las máximas de este cava, el  Robert J. Mur Gran Reserva 2012 (Guarda Superior) Brut Nature 2012, que es una exclusiva  edición limitada de sólo 456 botellas.

 Se trata de un ensamblaje de Macabeo, Xarel.lo, Parellada y Chardonnay,  esencia de un tesoro que ha sido guardado durante más de 9 años en cavas subterráneas, para lograr la exclusiva calidad con unos aromas únicos para paladares sutiles, que quieren disfrutar este cava irresistible. Al servirlo a una temperatura entre 6 º y 8º C, surge un cava complejo, aromático, y armonioso. De color amarillo dorado, brillante, con unas finas y delicadas burbujas que forman una corona consistente si llenamos media copa. Complejo en nariz, se nota una maduración lenta y armoniosa. Notas tostadas, bollería con un ligero toque de frutas maduras y destellos anisados. Un estilo muy personal y elegante. Sencillamente delicioso.                                                                                                                                                                         En boca es sabroso, sápido y sobre todo honesto, encontrando la personalidad propia de cada ensamblaje. Su carbónico es muy cremoso, fino, amable. Final largo, sutil y delicado, debido a su largo y cuidadoso proceso de elaboración. Increíblemente irresistible.

Maridaje

Solo o acompañado, deleita a cualquier invitado independientemente de su conocimiento. Es ideal para combinar con platos de cocina, tanto contemporánea como sofisticada, pero sobre todo para estas fiestas navideñas. Perfecto para la cocina de producto y un sinfín de aperitivos: Foie Grass, anchoas, tacos de salmón ahumado, percebes, centollas, jamón o salchichón ibérico de bellota… también, es idóneo para intensificar y digerir mejor carnes maduradas, pescados salvajes y arroces complejos. Un cava que cada sorbo es más placentero que el anterior.

Guía de apertura

La apertura de esta botella tiene un protocolo refinado, pero a la vez sencillo: hay que tirar de la punta de cinta dorada hacia arriba y se aprecia cómo se separa fácilmente la pegatina de sujeción al cuello y el lacre verde que lo protege, quedando sujeta a la anilla del bozal, morrión o “muselet” (frn). A continuación, se procede al descorche con el mínimo ruido posible.

La botella

Una botella premium de porte distinguido, coronada por un lacre verde y una cinta dorada sujeta a su cuello, esperando ese momento adecuado para mostrar todo su potencial, en una copa amplia tipo Chianti. La botella viene integrada en una caja/estuche de madera verde y oro personalizada de Robert J. Mur. No hay que perdérselo y, a disfrutar.