El consumidor en la era Covid gasta menos, ahorra más y apuesta por productos de proximidad

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El consumidor se está viendo impactado por la crisis sanitaria del coronavirus, por lo que está gastando menos, ahorrando más, además de volverse más selectivo y apuesta por adquirir productos de proximidad (un 41,1% más que antes de la pandemia) y sostenibles (un 16,7% más), según los datos de la tercera edición de ‘El impacto de Covid-19 en estados de ánimo, expectativas y hábitos de consumo’, realizado por EA Business.

El informe muestra que el 41,4% de los consumidores ha visto afectada a la baja su capacidad económica y de gasto, mientras que un 47,9% reconoce que ha disminuido su consumo en estos meses.

De esta forma, la intención de gasto ha caído en las actividades de ocio para el 68% de los encuestados, en hostelería (-68,9%), en artículos de lujo o premium (-68,2%), en espectáculos (-64%), en moda y complementos (-57,7% de encuestados) y en vacaciones (-50% de encuestados).

“Esto es indicativo de un compromiso al respecto por contribuir a la recuperación de la economía nacional y una mayor sensibilidad al factor precio en la compra. Un 22,4% más de consumidores, que antes de la pandemia, comparan los precios antes de comprar, a diferencia de la época pre-Covid-19”, ha explicado el autor del estudio y profesor de EAE Business School, Pablo Contreras.

Otro de los cambios en los hábitos de consumo que se han modificado por la pandemia es el lugar donde realiza la compra el consumidor, que ha disparado el ‘canal online’ y apuesta también por las tiendas y el comercio de proximidad.

“En el nuevo escenario Covid-19, los puntos de venta minoristas de tipo presencial se han visto, en general, perjudicados en favor de Internet, que ha experimentado un considerable aumento. Así, el canal de internet cuenta con un saldo favorable de compradores que lo hacen con más frecuencia de casi un 35% de consumidores. También el comercio de proximidad ha ganado en frecuencia de compra un 16% de consumidores”, ha subrayado Contreras.

Los canales más perjudicados, que han visto reducida su frecuencia de compra son los centros comerciales, con una frecuencia menor en un 44,3%, los grandes almacenes que tienen un saldo neto de 40,8% menos de frecuencia de compradores, las tiendas en calles comerciales con una frecuencia menor en un 25% y los hipermercados que pierden en frecuencia un 22,3% de compradores.

Sin embargo, el canal de venta mayoritario en los productos de gran consumo es el supermercado, ya que lo prefieren para alimentación envasada el 58,8% de consumidores, al igual que los frescos para un 44,8%, para los productos de higiene personal (48,7%), para los productos de droguería (39,9%) y las bebidas con alcohol (53,8%).

En el formato hipermercado, tienen un mayor peso en las preferencias la alimentación envasada (20%), bebidas alcohólicas (21,7%) higiene personal, 18,7%) y droguería (18,4%), mientras que en las tiendas de barrio destacan en alimentos frescos (24,8% de consumidores), droguería (12,9%) y ropa y calzado (10,8%). Los grandes almacenes mantienen un peso importante en muebles y electrodomésticos (16,3%) y juguetes, hobbies y bricolaje (9,9% de consumidores).

Por su parte, Internet es el canal de venta preferido para productos de electrónica (33,4%), juguetes, hobby y bricolaje (25,2%) aunque también tiene una gran presencia en ropa y calzado (17,7% de consumidores lo prefieren), muebles y electrodomésticos (14,7%).

Respecto a los estados de ánimo y los sectores profesionales que, a juicio de sus profesionales, presentan mejores perspectivas de futuro, con una valoración del 1 al 10, son Sanidad/Farmacias (7,6), Sector Público (7,42), tecnologías, informática, telecomunicaciones e internet (7,31), logística y transporte de mercancías (7,19) y enseñanza (7,09).

Mientras que los que presentan unas peores perspectivas son hostelería y restauración (3,55), ocio y espectáculos (4,6), viajes, turismo y transporte de personas (5) y servicios a particulares (5,56). El comercio minorista (5,95) también es una de las que presenta unas perspectivas claramente por debajo de la media.