El coste de la vida tiene una diferencia de casi 30 puntos entre Madrid y Extremadura

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El coste de la vida tiene una diferencia de casi 30 puntos entre Madrid y Extremadura, ya que para comprar una misma cesta de productos en Madrid se necesita un 15,7% más, y en Extremadura un 13,6% menos que la media española.

Así se recoge en el informe ‘El coste de la vida en las Comunidades Autónomas, Áreas Urbanas y Ciudades de España’ del Instituto de Estudios Regionales y Metropolitanos de Barcelona (IERMB).

Cataluña se sitúa en segunda posición y, por tanto, a su población la misma compra le sale un 7,6% más cara que a la media del resto del país, un patrón que también se repite en la mayoría de ciudades importantes del país.

“Si queremos igualar el poder de compra de las familias de unas y otras ciudades deberíamos compensar a la población con un coste de vida superior con una renta más elevada”, subraya el documento.

El análisis se ha realizado a partir del nivel de precios de cada territorio y de los indicadores de renta de los hogares y del precio de alquiler de las viviendas para las Comunidades Autónomas y las áreas metropolitanas.

“Lo que ya se sabía, se ha evidenciado, poniéndose de manifiesto como territorios del Estado considerados más ricos no lo son tanto”, resalta el estudio, que pide a las administraciones públicas tener en cuenta el nivel de vida en las políticas públicas.

Dicho estudio ha sido elaborado por un equipo de académicos de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y la Universitat Pompeu Fabra (UPF) junto con investigadores de otras instituciones como el Ayuntamiento de Barcelona, el IERMB y la OCDE.

El IERMB ha explicado que actualmente la estadística oficial de Europa y de España no tiene en cuenta los distintos niveles territoriales de precios para calcular indicadores como la renta familiar disponible y el riesgo de pobreza.

POLÍTICAS “REALISTAS Y JUSTAS”

Por ello, los investigadores han considerado que las administraciones deberían tener en cuenta el nivel de precios de cada uno de los territorios, de forma específica, para diseñar políticas sociales “más realistas y justas”.

En aplicar el coste de la vida, se modifica el ranking de las comunidades en términos de la renta familiar disponible per cápita, y Cataluña pasa de ser la tercera con más riqueza a la sexta, pasando de los 13.338 euros de renta familiar disponible a los 12.398 euros.