El déficit público se reduce un 30,9% hasta agosto y el del Estado cae un 5,7% hasta septiembre

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

El déficit del conjunto de las administraciones públicas, excluida la ayuda financiera, se situó en 54.950 millones de euros hasta agosto, lo que supone restar 24.571 millones a la cifra registrada un año antes, un 30,9% menos, por lo que desciende al 4,54% del PIB, según los datos facilitados por el Ministerio de Hacienda.

En lo que respecta al déficit del Estado hasta el mes de septiembre, el dato se sitúa en el 4,46% del PIB, y desciende un 5,7% respecto al mismo periodo del año anterior, hasta los 53.949 millones de euros. Este resultado se debe a un incremento más robusto de los ingresos no financieros del 16,2%, frente al comportamiento de los gastos, que crecen a un menor ritmo del 9,6%.

«La evolución hasta septiembre muestra que el déficit del Estado continúa la senda descendente iniciada a partir del mes de abril respecto al mismo periodo del año anterior como consecuencia de la reactivación económica por el avance del proceso de vacunación», ha destacado el Ministerio que encabeza María Jesús Montero.

En cuanto al déficit público hasta agosto, el de la Administración Central aglutinó la mayor parte, con 51.425 millones, el 4,25% del PIB, y dentro de este, el déficit del Estado se redujo a la cifra de 50.620 millones, lo que equivale al 4,19% en términos de PIB.

Por su parte, los organismos de la Administración Central registraron a finales del mes de agosto un déficit de 805 millones, frente al déficit de 764 millones de 2020, lo que supone aumento del 5,4% interanual.

De su lado, la administración regional registró un superávit hasta agosto de 2.833 millones, disparándose un 104,1% respecto al año pasado, lo que equivale al 0,23% del PIB. Este resultado obedece a un incremento de los gastos del 5,7%, frente a los ingresos que crecen a un 6,8%.

De acuerdo con la información transmitida por las comunidades autónomas, 4.727 millones corresponden hasta agosto a gasto sociosanitario derivado de la Covid-19.

CAÍDA DEL DÉFICIT DE LOS FONDOS DE LA SEGURIDAD SOCIAL

De su lado, los Fondos de la Seguridad Social hasta agosto registraron un déficit de 6.358 millones, lo que supone un descenso del 67,3% respecto a los 19.431 millones del mismo periodo de 2020.

En términos de PIB el déficit de la Seguridad Social se sitúa en el 0,53%, frente al 1,73% del mismo periodo del año anterior. Este mejor comportamiento es consecuencia de un crecimiento de los ingresos del 3,8% (destacando las cotizaciones con un crecimiento similar también del 3,8%) frente al descenso registrado en los gastos de un 5,6%.

De su lado , el Sistema de Seguridad Social registró hasta agosto de 2021 un déficit de 5.008 millones, inferior en un 20,4% al registrado en el mismo periodo del año anterior.

En concreto, los recursos ascendieron a 110.444 millones, registrándose un crecimiento del 3,4% de las cotizaciones sociales, lo que supone un incremento acumulado en su comparación con agosto de 2020 del 3,6%. Por su parte, en lo que respecta al gasto, que se totaliza en 115.452 millones, se corresponde en gran medida con el gasto en pensiones, que crece en un 3,1%.

INCREMENTO DE LA RECAUDACIÓN DEL ESTADO HASTA SEPTIEMBRE

En lo referente a los datos del déficit del Estado hasta septiembre, el mejor resultado se debe al importante incremento de los ingresos no financieros del 16,2%, frente al comportamiento de los gastos, que crecen a un menor ritmo, del 9,6%.

En concreto, los recursos no financieros se situaron en 153.197 millones, lo que supone un 16,2% más respecto al mismo periodo de 2020, alcanzando los impuestos los 127.936 millones, tras crecer un 17,6% respecto a septiembre de 2020.

Dentro de los impuestos, los referentes a la producción y las importaciones aumentaron un 15,1%, de los cuales los ingresos por IVA se elevaron un 16,4%. De su lado, los impuestos corrientes sobre la renta y el patrimonio crecieron un 21,9% debido al IRPF, que se incrementó un 28,3%, y al aumento del Impuesto sobre Sociedades, que se elevó un 12%.

Por su parte, los impuestos sobre el capital crecieron un 113,9%, respecto al mismo periodo del año anterior, mientras que los ingresos de las cotizaciones sociales descendieron ligeramente un 1,2%.

LOS GASTOS CRECEN A UN RITMO MENOR

Por el lado de lo gastos, los no financieros se situaron en 207.146 millones, cifra superior en un 9,6% a la registrada en los nueve primeros meses de 2020.

La partida de mayor volumen, que son las transferencias entre administraciones públicas, ascendieron a finales de septiembre a 133.206 millones, un 10,3% más que en el mismo periodo de 2020, destacando las transferencias corrientes a las Comunidades Autónomas, que se incrementaron un 11%, hasta alcanzar los 82.142 millones.

Por su parte, los Fondos de la Seguridad Social recibieron un 6,8% más de recursos que en 2020, con un aumento en un 52,6% de las dotaciones para la Dependencia, hasta alcanzar los 1.598 millones, los mayores fondos empleados en la financiación del Ingreso Mínimo Vital, con 2.263 millones frente a 432 millones en 2020, así como 2.228 millones destinados a la financiación de la prestación contributiva de nacimiento y cuidado del menor.

Además, Hacienda ha señalado que el importe de los gastos del Estado relacionados con la pandemia fue de 18.072 millones, de los que 16.759 millones son transferencias a las comunidades autónomas y a las corporaciones locales.