España será la única economía de la UE que no habrá recuperado su PIB precrisis en 2022, según Bruselas

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

España será la único país de la Unión Europea cuyo PIB no habrá recuperado todavía el nivel previo a la crisis de la pandemia una vez finalice 2022, según recogen las nuevas previsiones económicas que la Comisión Europea ha publicado este jueves y que sitúan al país a la cola del bloque en la recuperación.

Tras contraerse un 10,8% en 2020 por las restricciones adoptadas para combatir propagación del virus, Bruselas espera que el PIB español crezca un 4,6% este año y un 5,5% en 2022. Una «fuerte» expansión, en palabras del comisario de Economía, Paolo Gentiloni, que no evita que la economía española siga, al término del año que viene, siga más de 1,5 puntos porcentuales por debajo del nivel de 2019.

De hecho, según las estimaciones del Ejecutivo comunitario, España será el único país del todo el bloque que para entonces no habrá superado el PIB que tenía antes de que estallara la pandemia, es decir, el tamaño de la economía al cierre de 2019.

La diferencia es notable si se compara a España con las otras tres grandes economías del euro. Ninguna de ellas conseguirá cerrar la brecha este año, pero el PIB alemán será en 2022 más de dos puntos superior al de 2019, el de Francia rozará esos dos puntos más y el de Italia se situará un punto por encima.

Para llegar a su nivel, España necesitaría unos crecimientos superiores de su PIB este año y el siguiente, puesto que el desplome de la economía española en 2020 fue mucho mayor. Italia, también muy afectado por la primera ola de la pandemia, sufrió una contracción del 9%, mientras que la de Francia fue del 8% y la de Alemania no llegó al 5%.

Con todo, se esperaba un mayor crecimiento para España este 2021. Hace apenas cuatro meses, la Comisión Europea estimaba que el incremento del PIB sería del 6,2%, pero este miércoles ha reducido el dato hasta el 4,6%.

En una rueda de prensa, el comisario Gentiloni ha explicado que las razones de esta rebaja en la previsión de crecimiento para España «están probablemente relacionadas con los cuellos de botella de la oferta, los crecientes precios de la energía, un consumo doméstico menos dinámico» y las revisiones del crecimiento trimestral.

En la misma línea, fuentes comunitarias explican que los problemas de suministro y los precios de la energía «se están haciendo más evidentes» y las autoridades comunitarias los han tenido en cuenta a la hora de valorar el comportamiento de la segunda mitad del año. Además, el impacto de los fondos de recuperación de la UE no alcanzará su «pico» hasta el segundo semestre de 2022.

La evolución de la economía española contrasta especialmente al compararla con países como Irlanda, cuyo al cierre de 2022 será 24 puntos superior, y otros como Polonia, Luxemburgo o Rumanía, economías que para el año que viene ya superarán en casi nueve puntos el nivel de 2019.

En conjunto, el PIB de la UE será una vez termine 2022 tres puntos superior al de antes de la crisis, mientras que el de la eurozona se situará también por encima del nivel precrisis, en su caso casi 2,5 puntos más.