Evergrande vende un 20% de un banco chino por 1.300 millones a una empresa pública para reducir su deuda

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El conglomerado China Evergrande Group ha llegado a un acuerdo con una empresa pública de China para vender el 19,93% de un banco del país por 9.993 millones de yuanes (1.312 millones de euros) que se emplearán para reducir su deuda, según ha informado este miércoles en un comunicado.

Evergrande venderá un paquete de 1.753 millones de acciones de Shengjing Bank, equivalente al 19,93% del capital social de la firma, a la empresa pública Shenyang Shengjing Finance Investment Group. El precio acordado ha sido de 5,7 yuanes (0,76 euros) por título. Tras el cierre de la operación, la participación de Evergrande en el banco se verá reducida hasta el 14,57%.

«El problema de liquidez de la empresa ha afectado adversamente a Shengjing Bank de una forma material. La entrada del comprador, al ser una empresa pública, ayudará a estabilizar las operaciones», ha explicado Evergrande.

Esta venta requiere la aprobación del propio banco, que ha exigido como condición de la operación que todos los ingresos netos que obtenga Evergrande de esta transacción se usen para zanjar todos los «pasivos financieros relevantes» que Evergrande debe al banco.

Este miércoles, la cotización de las acciones de Evergrande ha experimentado un incremento del 14,98% en la Bolsa de Hong Kong, pasando de los 2,67 dólares hongkoneses registrados al cierre del martes hasta los 3,07 que ha alcanzado durante esta jornada. Las acciones de Shengjing también han repuntado un 1,43%, hasta los 7,1 dólares. El menor movimiento bursátil del banco se explica porque su volumen de negociación es muchísimo menor que el de Evergrande.

Tras saltarse el pago de un cupón de 83,5 millones de dólares estadounidenses (71,58 millones de euros) de uno de sus bonos extranjeros la semana pasada, Evergrande afronta este miércoles de un cupón de 45,2 millones de dólares (38,75 millones de euros) por uno de sus bonos que vence en 2024, según informa ‘Bloomberg’. Al igual que el bono cuyo cupón debía haberse abonado la semana pasada, la compañía tiene un periodo de gracia de 30 días antes de que se pueda considerar como impagado (‘default’).