Guindos espera un fuerte rebote del PIB en la segunda mitad de 2021 tras una primera mitad peor de lo esperado

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La economía de la zona euro rebotará “con una intensidad muy notable” en la segunda mitad de 2021, a medida que los progresos de la vacunación permitan el levantamiento de medidas de confinamiento, después de que estas restricciones hayan provocado una evolución “peor de lo esperado” en los primeros meses del año, según ha señalado el vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos.

“Seguimos considerando que el escenario central de nuestras proyecciones de diciembre sigue siendo bastante realista, lo que sí vemos es que el perfil se puede modificar. Creemos que la segunda parte del año va a ser bastante mejor que la primera”, ha adelantado Guindos en el encuentro digital ‘El sector inmobiliario tras la Covid-19’, organizado por la Asociación de Propietarios de Viviendas en Alquiler (Asval) junto con Europa Press.

En este sentido, el exministro español de Economía y Competitividad ha señalado que los indicadores adelantados sugieren que el crecimiento del primer trimestre del año estará por debajo de las proyecciones de la entidad, con un crecimiento “próximo a cero o ligeramente por encima de cero”, aunque ha expresado su confianza en que a medida que la vacunación vaya cogiendo ritmo, “la segunda parte del año el rebote puede ser de una intensidad muy notable”.

En cualquier caso, Guindos ha anticipado que la zona euro no recuperará los niveles de renta previos a la pandemia hasta por lo menos “mediados de 2022”, a pesar de destacar que la economía de la región ha mostrado una capacidad de adaptación a las restricciones, lo que permitió en el último tramo de 2020 aliviar el impacto de las medidas de contención implementadas y una contracción del PIB inferior a la esperada.

El pasado mes de diciembre, el BCE anunció que espera un rebote del PIB de la zona euro del 3,9% en 2021 y una aceleración del ritmo de crecimiento hasta el 4,2% un año después. Como es habitual, el BCE actualizará en su reunión de marzo estos pronósticos.