Isabel Celaá, ministra de Educación y Formación Profesional del Gobierno

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sus propuestas para restar importancia al Castellano dentro de la programación escolar, fomentar la promoción de curso con suspensos y plantear mayores exigencias a los centros concertados, no contribuyen a la edificación de un sistema educativo de calidad y atienden a criterios estrictamente ideológicos y políticos.

La reducción de la exigencia académica a los alumnos, la falta de miras al menospreciar nuestra lengua en un momento en el que gracias a instituciones como la RAE o el Instituto Cervantes su protagonismo es creciente y el sectarismo que se esconde detrás de su continua reconsideración de las claves de la educación concertada nos alejan del objetivo de ser un país competitivo con profesionales bien formados y preparados para afrontar los muchos retos que se plantean en el horizonte.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies