Joachim Nagel será el nuevo presidente del Bundesbank

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

El economista alemán Joachim Nagel se convertirá a partir del próximo 1 de enero en el nuevo presidente del Bundesbank, el banco central de Alemania, en sustitución de Jens Weidmann, quien el pasado mes de octubre comunicó su intención de abandonar el cargo a final de año.

El ministro alemán de Finanzas, Christian Lindner, ha confirmado que, de acuerdo con el canciller germano, Olaf Scholz, se ha propuesto a Nagel como próximo presidente del banco central de Alemania.

«El canciller federal, Olaf Scholz, y yo proponemos a Joachim Nagel como nuevo presidente del Bundesbank», ha anunciado Lindner, para quien se trata de una persona experimentada que asegura la continuidad en el Bundesbank.

«En vista de los riesgos de inflación, la importancia de una política monetaria orientada a la estabilidad va en aumento», ha añadido el ministro de Finanzas de Alemania al respecto.

Nagel, de 55 años y antiguo consejero del Bundesbank, ocupaba desde noviembre de 2020 la subdirección del Departamento Bancario del Banco de Pagos Internacionales (BPI) y con anterioridad fue miembro del directorio del banco alemán de desarrollo estatal KfW.

Por su parte, la representante alemana en el Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE), Isabel Schnabel, cuyo nombre había sonado como candidata a convertirse en la primera mujer en presidir el Bundesbank, ha felicitado a Nagel por su designación.

«Felicitaciones a Joachim Nagel por ser nominado como nuevo presidente Bundesbank. Espero con mucha ilusión nuestra colaboración en el Consejo de Gobierno del BCE. Tenemos muchas tareas importantes por delante», ha indicado Schnabel a través de su perfil en la red social Twitter.

La llegada de Nagel a la presidencia del Bundesbank coincide con el debate en el seno del BCE respecto de cómo responder al alza de la inflación, que en noviembre alcanzó el 4,9% en la eurozona y se prevé que supere ampliamente el 3% el próximo año, frente a la meta del 2% del BCE.

En este sentido, el todavía presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, advertía la semana pasada de que los riesgos para la tasa de inflación están sesgados al alza, tanto en Alemania como en la zona del euro en su conjunto, por lo que subrayaba que «los responsables de la política monetaria no deberían ignorar estos riesgos».

Jens Weidmann solicitó en octubre al presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, su destitución el próximo 31 de diciembre como presidente del Bundesbank, el banco central alemán, aduciendo «motivos personales» para su renuncia al cargo que desempeñaba desde mayo de 2011.

Weidmann había sido designado por el Gobierno alemán en febrero de 2019 para un segundo mandato de ocho años de duración como presidente del Bundesbank.

El banquero se convirtió en 2011 y con solo 42 años en el presidente más joven del banco central alemán, cargo al que, el entonces asesor económico de Angela Merkel, accedió tras la repentina salida de Axel Weber al ver este frustrada su carrera hacia la presidencia del BCE, una vez acabado el mandato de Jean Claude Trichet, dando lugar al nombramiento de Mario Draghi como sucesor del banquero galo.