La inflación de la UE superó en noviembre el 5% por primera vez y marcó un récord del 4,9% en la eurozona

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

La tasa de inflación interanual de la Unión Europea (UE) escaló a un máximo histórico del 5,2% en noviembre, frente al 4,4% del mes anterior, mientras que en la zona euro los precios subieron a un ritmo récord del 4,9%, ocho décimas por encima de la subida observada en octubre, según ha confirmado la oficina comunitaria de estadística, Eurostat.

Según los datos de Eurostat, el fuerte repunte de los precios de la zona euro en noviembre responde a la subida interanual del 27,5% de la energía, frente al 23,7% de octubre, mientras que los alimentos frescos subieron un 1,9%, por encima del alza del 1,4% del mes anterior.

A su vez, los precios industriales no energéticos aumentaron en noviembre cuatro décimas más que en octubre, hasta el 2,4% interanual, mientras que los servicios se encarecieron un 2,7%, seis décimas más.

Al excluir del cálculo el impacto de la energía, la tasa de inflación interanual de la zona euro subió al 2,5% desde el 2% del mes anterior, mientras que al dejar fuera también el efecto de los precios de los alimentos frescos, el alcohol y el tabaco, la tasa de inflación subyacente subió al 2,6% desde el 2% del mes anterior.

Se trata de la lectura más alta de la tasa de inflación subyacente de la zona euro de toda la serie histórica.

Entre los países de la UE, las mayores subidas interanuales de los precios correspondieron en noviembre a Lituania (9,3%), Estonia (8,6%) y Hungría (7,5%), mientras que los incrementos más moderados se registraron en Malta (2,4%), Portugal (2,6%) y Francia (3,4%)

En el caso de España, la tasa de inflación armonizada se situó en noviembre en el 5,5%, lo que implica un diferencial de precios desfavorable respecto de la zona euro de seis décimas, frente a los 1,3 puntos porcentuales del mes de octubre.

El Banco Central Europeo (BCE) revisó ayer significativamente al alza sus expectativas de inflación para la eurozona, aunque la presidenta de la entidad, Christine Lagarde, reiteró su confianza en que la subida de los precios se relaje hacia la meta del 2% a finales del próximo año.

De este modo, el BCE espera que la inflación de la zona euro en 2021 sea del 2,6%, frente al pronóstico de septiembre del 2,2%, para acelerar en 2022 al 3,2%, frente al 1,7% anticipado anteriormente, y solo relajarse al 1,8% un año después, tres décimas por encima de lo esperado con anterioridad. Para 2024, el BCE espera que la inflación sea del 1,8%.