La inflación de Turquía se disparó al 36% en diciembre, en máximos de 19 años

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

La tasa de inflación interanual de Turquía se situó el pasado mes de diciembre en el 36,08%, lo que representa la mayor subida de los precios desde septiembre de 2002, meses antes de que asumiera el cargo de primer ministro el actual presidente del país, Recep Tayyip Erdogan.

De este modo, en el último mes de 2021 la tasa de inflación interanual del país otomano aceleró su escalada al 36,08% desde el 21,31% de noviembre y en contraste con la subida del 14,60% registrada un año antes. En términos mensuales, el IPC turco subió un 13,58% en diciembre.

La mayor subida de los precios interanuales en diciembre correspondió al transporte, con un alza del 53,66%, por delante del incremento del 43,80% de los alimentos y las bebidas no alcohólicas, mientras que las subidas menos pronunciadas se observaron en comunicaciones, con un aumento del 8,76%, y la educación, con un 17,23%.

A pesar de la fuerte subida de los precios en Turquía, el Banco Central de Turquía insistió en diciembre en su política monetaria y volvió a rebajar los tipos de interés por cuarta vez consecutiva, situando la tasa en el 14%, frente al 19% del pasado mes de septiembre.

Después de conocerse el dato de inflación, la cotización de la lira turca frente al dólar cedía algo de terreno, lo que llevaba al ‘billete verde’ a cambiarse por casi 14 liras, frente a las 13,5375 del cierre anterior, aunque aún lejos del récord de 18,3674 liras alcanzado el pasado mes de diciembre y que forzó la intervención del Gobierno para proteger los ahorros en la divisa otomana.