La inversión de los fondos europeos en digitalización podría aumentar el PIB español un 0,3% hasta 2025

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

CaixaBank Research estima que las inversiones en digitalización derivadas de la llegada de fondos europeos pueden implicar un incremento medio anual del Producto Interior Bruto (PIB) de España del 0,3% entre 2021 y 2025.

En concreto, entre 2021 y 2022 el PIB crecería un 0,33%, mientras que para el periodo comprendido entre 2023 y 2025 el incremento sería del 0,30%. En el largo plazo, es decir, en el periodo de 2026 y 2041, el impacto anual medio de la inversión en digitalización sobre el PIB sería de un 0,07%.

Así lo señalan los analistas de CaixaBank en el dossier ‘Fondos Europeos NGEU: La gran palanca para el salto digital’ que publica este jueves y donde señala que España será, junto a Italia y Portugal, de los países más beneficiados por la llegada de los fondos Next Generation EU.

Así, las estimaciones elaboradas por el área de estudio de CaixaBank muestran que las inversiones en digitalización pueden tener un impacto sustancial a corto plazo, con incrementos anuales del PIB que oscilan entre el 0,3% y el 0,6% para Italia, España y Portugal, los países con una mayor recepción de fondos.

El informe destaca, no obstante, que estas inversiones pueden resultar en un impacto positivo a largo plazo sobre el nivel del PIB en todos los países analizados: Alemania, Francia, Italia, Portugal y España.

En cuanto al desembolso en la digitalización con respecto al PIB, el informe calcula que Italia, Portugal y España serán de los países más beneficiados en el reparto, al recibir fondos para la esfera digital de entre el 2% y el 3% de su PIB. En el caso de Francia y Alemania, recibirán menos del 0,5% de su PIB.

El dossier también mide la inversión en activos intangibles, como son el ‘software’, las bases de datos o la formación. Destaca Italia, con un incremento del peso de la inversión en estos activos sobre el PIB de entre 0,8 y 0,9 puntos porcentuales anuales entre 2021 y 2023. España y Portugal seguirían de cerca a Italia, con un incremento en el rango del 0,6 y 0,8 puntos porcentuales.

El informe recoge las consideraciones del Instituto Alemán para la investigación económica (DIW, por sus siglas en alemán) que señalan que los impactos más elevados de las inversiones son los asociados a los programas de formación de capital humano en habilidades digitales. Por el lado contrario, los menores impactos serían los asociados a la digitalización del sector público.

MEDIDAS PARA REDUCIR LA “DUALIDAD” DEL MERCADO LABORAL

Por otro lado, el dossier destaca algunas de las principales medidas que incluye el Plan de Recuperación y Resiliencia que el Gobierno utilizará para reactivar la economía española y aprovechar la llegada de los fondos europeos.

En materia de digitalización, los analistas de CaixaBank señalan el Plan de Impulso a la Pyme, con una inversión de 4.894 millones de euros y que buscará favorecer el uso de soluciones digitales en las empresas más pequeñas a través de subvenciones, creación de ‘hubs’ digitales innovadores y formación.

También resalta el Plan Nacional de Competencias Digitales, orientado a la capacitación digital del conjunto de la sociedad española.

Sin embargo, el dossier señala, sobre la atracción del talento y la movilidad del mismo, que las políticas laborales en España pueden “dificultar” la reasignación de ese talento entre empresas.

Por ejemplo, los autores citan la “dualidad” del mercado laboral español que comporta que los trabajadores más ‘seniors’, con un alto know-how (o conocimiento tácito) “sean más propensos a mantenerse en puestos de trabajo en empresas de bajo crecimiento en lugar de dar el salto a empresas con un potencial de crecimiento enorme, pero que justo despegan”.

Por el lado de las empresas, hace referencia a las “más emprendedoras” que también experimentarían esta dualidad y preferirían un mercado laboral “más flexible” ante el riesgo de que le proyecto no alcance las expectativas marcadas.

En este punto, los autores citan las reformas incluidas en el Plan de Recuperación y Resiliencia para reducir esta dualidad, así como el desarrollo de fondos individuales de los trabajadores que puedan usarse en caso de despido o de cambio de empresa, como la mochila austríaca, con el objetivo de permitir la movilidad del talento entre empresas.

OTROS 10.000 MILLONES DE EUROS DE LOS FONDOS EN SEPTIEMBRE

Cabe recordar que España recibió los primeros 9.000 millones de euros del plan de recuperación a mediados de agosto, como forma de anticipio de los casi 70.000 millones que el Gobierno solicitó en forma de transferencias no reembolsables.

En ese momento, el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, destacó que la llegada de los primeros fondos europeos suponía la puesta en marcha del Plan de Recuperación y Resiliencia en el país. “Este plan será un impulso crucial para hacer que el Pacto Verde sea una realidad, digitalizar la economía y hacer que España sea más resiliente que nunca”, afirmaba Sánchez a través de un mensaje en su perfil de la red social Twitter.

Además, la semana pasada, la Comisión Europea señalaba que preveía que España formalizase a lo largo de este mes su petición para recibir un nuevo tramo del plan de recuperación, que una vez aprobado ascendería a 10.000 millones de euros.