La mitad de las empresas carece de objetivos que avalen su propósito social

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El 50% de las empresas en España e Hispanoamérica no cuentan con objetivos concretos relacionados con su propósito social, a pesar de que el 74% de ellas reconoce que influye en su reputación corporativa, según un informe realizado por LLYC, firma dedicada a la consultoría de comunicación.

El documento trata de conocer qué opinión tienen las empresas respecto a la idea de contar con un propósito social como marca, al tiempo que analiza las medidas que las compañías tratan de implementar vinculadas a dicho fin. A pesar de que el estudio concluye que el 80% de las compañías ya ha definido su propósito, critica la nula participación de los trabajadores y clientes a la hora de definirlo.

Los datos revelan que el 26% de las empresas han identificado su propósito hace dos años o menos y que un 18,8% aún no lo ha concretado, a pesar de que dentro de este porcentaje la mayoría son ya conscientes de que necesitan hacerlo en el corto plazo.

El 77% de los directores ejecutivos de empresas cree que tener un objetivo ayuda a sus organizaciones a diferenciarse en el mercado. Este mismo porcentaje considera que contribuye a la alineación y motivación de toda la empresa al compartir un mismo fin, y el 74% que mejora la reputación corporativa.

Otros beneficios como generar preferencia comercial o facilitar la financiación están menos valorados. Solo la mitad de los ejecutivos admite la aportación del propósito a la eficiencia e innovación de sus organizaciones.

A pesar de que un 88% de los directores de empresas declara que tener un propósito es bastante o muy importante para sus stakeholders, solo el 27% ha consultado a sus empleados a la hora de definirlo y tan solo un 9% a sus clientes. En oposición, en el 70,8% de los casos el propósito ha sido definido exclusivamente por la alta dirección o por el propio presidente en el 53,8% de las veces.

En el plano de la comunicación, el interés en torno al propósito de marca queda patente. El 8,7% de los tuits de las empresas con mejor reputación, un total de 2.560.000 publicaciones, giró en torno a esta cuestión, lo que supone un incremento del 17,6% respecto a 2019 y se produce de forma más acusada durante las 11 primeras semanas de la pandemia.

El año pasado, el 55,3% de las conversaciones online giró alrededor del ‘crecimiento económico/empleo’, muy centrado en las medidas de las empresas para proteger o no el empleo y el ‘fin de la pobreza’, donde la conversación se centra en las donaciones y ayudas sociales a colectivos vulnerables, especialmente durante la etapa de confinamiento total.

Debido a la escasa escucha de las empresas a sus stakeholders, hay un desalineamiento entre el foco de interés de estos y aquel en el que se centran las empresas.

Aunque coinciden en el foco principal de crecimiento y empleo, mientras que todas las empresas se focalizan mucho en el medio ambiente, llegando a dedicarle el 25% de su conversación, las expectativas de los ciudadanos varían por sector.

La pandemia ha elevado y modificado las expectativas de los ciudadanos hacia temas de empleo y pobreza, pero también han estado presentes en el debate social otros aspectos como la sostenibilidad medioambiental, en el 10,4% de los casos, la educación, en un 9,9%, la salud en un 9,1% o la justicia social en el 8,2%.