La moda mantiene en el 2,8% su peso en la economía en 2019, pero se espera un duro impacto en 2020

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El negocio de la moda mantiene en el 2,8% su importancia como uno de los principales motores de la economía española en el año previo al estallido de la crisis global del Covid-19, ya que su aportación al Producto Interior Bruto (PIB) del país se mantuvo estable, situándose en el 2,8%, según los datos del ‘Informe Económico de la Moda en España’, impulsado por Modaes.es con la colaboración del Centro de Información Textil y de la Confección (Cityc) y de Accenture.

En concreto, el ciclo de expansión de la economía española, sumado a los factores de debilidad e incertidumbre en torno a la moda, provocaron que en el año anterior el sector perdiera una décima respecto a los tres ejercicios anteriores, cuando el peso de la moda en el PIB se había instalado en el 2,9%.

Sin embargo, la pandemia deja una serie de datos negativos en el sector, con fuertes descensos en términos de actividad, empleo, exportaciones y ventas minoristas en los primeros meses de 2020.

El estudio muestra que la moda es fundamental en la economía española, con una aportación al PIB por encima del 2,6% del sector primario, y solo algo por debajo al 3,6% de la banca y los seguros o del 5,8% de la construcción.

Además, la moda mantiene una alta importancia en términos de generación de empleo, con una contribución en 2018 del 4% en el mercado laboral español y, sobre todo, en términos de exportaciones, ámbito en el que llega al 8,9% del total (dos décimas más que en el año anterior).

Por otro lado, la Comunidad Valenciana, Cataluña, Galicia y Andalucía se mantienen como las cuatro regiones que más aportan a la industria de la moda en términos de empleo, número de empresas y facturación agregada de las mismas, mientras que en términos de ventas de moda lideran el ranking de comunidades Madrid, Andalucía, Cataluña, Comunidad Valenciana y País Vasco.

CORONAVIRUS

Respecto a la evolución de la moda en los primeros meses de 2020, prácticamente todos los indicadores marcan una tendencia negativa. Por ejemplo, el número medio de afiliados a la Seguridad Social en las empresas de la industria textil, la confección y el sector del cuero y el calzado ha caído un 6,6% interanual en septiembre, según los últimos datos disponibles.

En términos de actividad, casi todas las magnitudes referidas a la industria son negativas desde marzo. En el textil, el Índice de Producción Industrial (IPI) en julio registró la primera subida del año, con un alza interanual del 1,4%, tras un ciclo de descensos que llegó a máximos superiores al 50%.

En la confección, el IPI llegó a caer cerca del 80% y no ha dejado de ir a la baja en los últimos meses con datos disponibles, con caídas del 29,6% en junio y del 23,9% en julio. Los resultados son similares en la industria del cuero y el calzado.

Respecto a las exportaciones, una de las principales vías de escape del sector español de la moda durante la anterior crisis económica, han ofrecido caídas a doble dígito motivadas por la contracción de la demanda internacional y el freno al comercio global.

Sin embargo, el sector muestra su preocupación por el impacto en las ventas del comercio de moda. De enero a agosto, la facturación del comercio textil, de complementos y piel ha caído un 41,1% en relación el mismo periodo del año anterior, a pesar de que el Índice de Comercio al por Menor (ICM) general ha moderado con fuerza sus caída en los últimos meses.

Entrevistas

Crónica de bolsa

Lo más leído

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies