La transferencia de vehículos debe realizarse justo después de la compraventa, por Testmotor

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

Adquirir una moto o un coche de segunda mano es una gran vía para aquellas personas que quieran obtener un buen vehículo sin gastarse una gran cantidad de dinero. De todos modos, uno de los factores que echa para atrás algunos posibles compradores es el proceso burocrático que hay que llevar a cabo, como la transferencia de vehículos. Para hacer el procedimiento más fácil, compañías como Testmotor ofrecen a sus clientes un servicio integral que se encarga de gestionar de forma inmediata este trámite.

Un requisito imprescindible

La transferencia de vehículos es un trámite mediante el cual se cambia la titularidad del automóvil en cuestión. Es fundamental hacerlo cuanto antes, ya que, en caso de sanción o accidente, el responsable seguirá siendo el titular del vehículo. Por este motivo, el vendedor cuenta con tan solo 10 días después de firmar el contrato de compraventa para realizar este trámite. En cuanto al comprador, este dispone de un plazo de 30 días después de la compra.

El proceso burocrático para llevar a cabo la transferencia de coches o motos es bastante complejo. Este impone varios requisitos y documentos que pueden resultar confusos para las personas inexpertas del sector. Por lo tanto, teniendo en cuenta la brevedad de los plazos, lo más recomendable es acudir a profesionales que se encarguen de la gestión de transferencia de vehículos para finalizarla cuanto antes.

Transferencia de vehículos inmediata

Testmotor cuenta con un equipo de expertos en la transferencia de vehículos capaces de gestionar todo el proceso, desde el contrato de compraventa hasta la gestión del cambio de titularidad. A diferencia de otras empresas, ofrecen varias modalidades que se adaptan a los requisitos de cada cliente, ya sea particular o empresa. En ese sentido, ofrece el servicio tanto online como a domicilio. En el primero ofrece al cliente la posibilidad de solicitar el trámite de forma telemática, solo mandando los documentos requeridos por la compañía. En el segundo, en cambio, el gestor se acerca al domicilio del interesado, donde realiza el trámite en el acto para dejar transferido el vehículo en la DGT con todos los impuestos pagados. Ambas opciones permiten ejecutar el trámite de forma inmediata desde solo 50€.

Con esta cobertura tan completa, Testmotor ha conseguido ofrecer al mercado un servicio capaz de facilitar un procedimiento fundamental para la compra y la venta de un vehículo de segundo mano. Gracias al equipo de esta compañía, el vendedor puede olvidarse de cualquier preocupación, mientras que el conductor solo debe centrarse en disfrutar de la conducción de su nuevo automóvil.