Las ventajas de proteger el punto de carga de VE siguiendo la normativa de ITC-BT-52 con los ECO-VE de Toscano

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

Aprobar planes como el Programa de Incentivos a la Movilidad Eficiente y Sostenible, también conocido como MOVES III, ha permitido que la sociedad muestre interés en el ámbito. En ese sentido, cada vez son más las personas interesadas en contribuir en la movilidad eléctrica, de manera que la instalación de puntos de carga ha aumentado notablemente. 

No obstante, para verdaderamente poder lograr una transición eficiente, resulta indispensable que los cuadros de protección para los puntos de carga de los VE cumplan los requisitos técnicos y legales necesarios. En este contexto, empresas como Toscano ofrecen una excelente solución, gracias al desarrollo de ECO-VE. Esta es una línea de protectores adaptados a la normativa ITC-BT-52, correspondiente a la normativa de Infraestructura de Recarga para Vehículos Eléctricos.

El incremento en la instalación de puntos de carga para VE en España

En el marco del cumplimiento de los objetivos de la Agenda 2030 de la Organización de Naciones Unidas (ONU), España ha apostado por motivar a sus habitantes a hacer una transición hacia el consumo eléctrico. Como resultado ha incrementado la instalación de puntos de carga en todo el país. Sin embargo, para alcanzar los objetivos planteados para el 2030, aún hay un largo camino por recorrer, teniendo en cuenta que el país aún no ha alcanzado el 3 % de su objetivo de electrificación.

Mientras iniciativas como el programa MOVES III buscan motivar a la población a utilizar energías limpias y renovables como principal fuente de combustible, España busca alcanzar la cifra de un mínimo de 500.000 puntos de recarga públicos, así como al menos 6 millones privados, tal como recomienda la Comisión Europea.

Diferentes sectores de la administración pública y distintas empresas privadas se encuentran trabajando actualmente por continuar incrementando la cantidad de puntos de cargas disponibles en el país. De esta manera, se han trazado diferentes planes estratégicos para alcanzar la meta planteada. No obstante, para garantizar la protección del usuario y de las instalaciones es necesario contar con cuadros de protección para los puntos de carga.

ECO-VE: la línea exclusiva de protectores para puntos de carga de Toscano

Los coches que dependen de la electricidad para su movilidad tienen la ventaja de optar por diferentes sistemas de carga (sistemas de carga rápida, carga extra rápida o carga lenta). 

No obstante, para cualquier punto de recarga es necesario tomar las precauciones necesarias para evitar sobretensiones que pongan en peligro la instalación eléctrica.

Por esta razón, resulta indispensable que tanto en las instalaciones privadas como públicas se cuente con un correcto sistema de protección que evite las sobretensiones. Con dispositivos como ECO-VE, de la internacionalmente reconocida empresa Toscano, permiten la protección de las instalaciones.

La empresa Toscano es garantía de calidad y cuenta con un excelente soporte técnico al instalador y distribuidores. Todos los productos de la línea ECO-VE están diseñados según la normativa ITC-BT-52, que establece los parámetros de seguridad que deben tener los protectores de puntos de carga para vehículos eléctricos. 

En sus variaciones, ECO-VE-PRO o ECO-VE-COMBI, los protectores de Toscano se adaptan a las diferentes necesidades que la normativa ITC-BT-52 recoge: ámbito de aplicación, la previsión de cargas, los esquemas de instalación admitidos, modos de recarga y, en definitiva, todos los requisitos necesarios para realizar instalaciones de recarga de vehículos eléctricos en aparcamiento de viviendas unifamiliares, bloques de viviendas, parkings y otros estacionamientos colectivos.

La alternativa ofrecida por Toscano supone una importante contribución a la transición hacia la movilidad eléctrica en España y el resto de Europa. Con los productos de su línea ECO-VE garantizan el cumplimiento de la norma con la protección de diferencial tipo A, protección contra sobretensiones permanentes con rearme automático y protección contra sobretensiones transitorias. 

Es un dispositivo que ahorra tiempo y costes, evitando cableado y aparellaje innecesario. Toda la información de estos dispositivos se puede encontrar en su página web.