Luis Enrique: “No hay ningún problema con Ramos, es una decisión técnica”

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El seleccionador nacional de fútbol, Luis Enrique Martínez, explicó la suplencia del capitán Sergio Ramos y su cambio a cuatro minutos del final en el partido ante Kosovo (3-1) asegurando que “no hay ningún problema” porque se debió a una “decisión técnica”, además de mostrarse optimista para el futuro tras enderezar la fase de clasificación para el Mundial 2022.

“Una decisión técnica, no tiene más complicación lo de Ramos. Yo decido cuáles son los jugadores que están mejor para empezar. Es cierto que Ramos está bien pero acaba de salir de una lesión de la que se ha recuperado rapidísimo. Esa es la realidad, no hay ningún problema. Juegan los que están en mejor disposición. Que os guste o no, eso es ya otra película”, indicó el técnico asturiano en rueda de prensa.

“Es tan evidente…”, dijo al ser preguntado si le había cambiado para sumar un partido más como internacional y acercarse al récord mundial. Ramos se ha quedado a cuatro partidos. “Lo difícil de los líderes es que sean líderes en cualquier situación. Cuando son suplentes, en la grada… y a partir de ahí yo decido lo que es mejor para el equipo. Quiero premiar a un jugador que para mí merece batir todos los récords”, dijo.

“A mí me da igual la imagen que pueda dar. Sólo pienso en el bien de la selección y el resto… ya sabéis, que cada uno que dibuje lo que quiera. No estoy muy preocupado de la imagen que pueda tener. Ya sabía que con Sergio Ramos cualquier cosa que decida iba a ser criticada. Da igual que lo decida”, reiteró el seleccionador nacional.

Preguntado por el partido, Luis Enrique dijo que deben ser “optimistas”. “Este equipo nos hace ser optimistas porque son jugadores jóvenes y ya juegan con nosotros de manera asidua. Les hemos quitado cinco o seis jugadores a la Sub-21 y les estamos dando minutos, no en partidos cualquiera”, analizó.

“Pero valoramos todo eso y el rendimiento de todos los que tienen más experiencia. Formar un equipo es unir todas estar sinergías y que sepan que cuando vengan a la selección deberán jugar de una manera determinada. Y esa es la clave, queremos ser un equipo cuando vienen también a la selección”, espetó Luis Enrique.

En relación a Unai Simón, que falló en el gol de los kosovares en la segunda mitad, el técnico dijo que “crece la confianza en Unai Simón, los errores forman parte de este deporte”. “A los porteros les pido que nos ayuden a balón parado, no somos un equipo muy alto, y necesitamos que sean porteros resolutivos y den cobertura a la línea defensiva cuando presionamos y dejamos mucho espacio. Prefiero que acierten, obviamente, pero sí fallan no mina en ningún caso la confianza que tengo en mis porteros independientemente de quien haga el fallo”.

“No debo contestar yo por la afición. La afición quiere disfrutar el fútbol y de su selección y que lleguemos con garantía a la Eurocopa. La afición ya sabe quienes son los buenos y quienes son los malos”, apuntó Luis Enrique, que sólo tuvo palabras de elogio para Eric García en su segunda ventana como internacional con la absoluta.

“No es un caso normal, ha jugado poquísimo con su equipo pero tenemos tal confianza en él que ha hecho tres partidos de este nivel. No parece que tenga la edad que tiene, nos genera muchísima confianza, está más que capacitado y por eso lo quiere renovar el City desde hace muchísimo tiempo. Dirige, lidera, comunica a la defensa, sabe qué acciones tiene que explotar, cuáles tiene que mejorar. Nos ha demostrado que -a pesar de no jugar con su equipo- puede venir con nosotros. Ha confirmado su nivel en esta semana o diez días”, puntualizó.

“¿Estará Dani Olmo en la Eurocopa? Si sigue a este nivel, sí. Hay un número de jugadores que ha repetido casi siempre en las convocatorias, pero nadie lo tiene asegurado. Ahora me voy con un balance positivo porque he visto a mi equipo hacer lo que les he pedido hacer, más o menos acertados en función del partido, y lo negativo quizá han sido las expectativas que nos generamos en noviembre”, admitió.

“No hemos preparado los partidos con alegría de decir que ‘ya está ganado’ y tampoco hemos goleado. Nada más lejos de la realidad. Pero ya no hay casi nadie que golee. Hoy ha sido con más facilidad para nosotros porque el rival nos presionó, encontramos espacios y los atacamos. Merecíamos haber ganado por más diferencia”, sentenció antes de poner notas a los tres partidos. “Notable bajo, bien alto y notable bajo” a Grecia, Georgia y Kosovo, respectivamente.