Nissan incumple y desoye a sus trabajadores de la planta de Ávila

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

Los trabajadores de Nissan en Ávila han hecho una pitada en la hora del descanso para exigir a la compañía que aclare el futuro del plan industrial de la empresa con varios retrasos e incumplimientos en los proyectos de la multinacional.

La representación de los trabajadores se plantea «la necesidad de la negociación como factor fundamental», ha dicho el presidente del Comité de Empresa, Felipe González, aludiendo a los plazos del plan, que la Junta ha ampliado de 2024 a 2026.

«Desconocemos el motivo por el que la negociación se ha visto retrasada y suspendida por la empresa», ya que la ampliación del plan la han conocido por los medios de comunicación y no por la compañía, según ha asegurado.

«Estamos cansados de que incumplan con todo», ha dicho González con motivo de la pitada, celebrada ante la antigua puerta principal de la fábrica, indicando que tienen también como motivos el retraso «en casi dos años» en la puesta en funcionamiento de la nueva planta de estampación, así como la aplicación del ERTE en el que está inmersa en la actualidad la empresa debido a su reconversión de fabricar vehículos a producir componentes.

Como ejemplo de la aplicación del ERTE ha indicado que hay empleados que ya han consumido un año y medio de paro mientras otros apenas llegan a los 100 días.

Otro elemento de disconformidad de los empleados es que se acordó que el 70 por ciento de la producción llegaría de Renault, socio de la Alianza, pero el porcentaje es «muy bajo».