Diez días para opinar sobre el castigo de los políticos corruptos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

En cuanto al texto en sí, hay novedades: por primera vez este código de buena conducta lleva aparejado sanciones a todos aquellos que incumplan los límites de déficit y endeudamiento que fije la Ley de Estabilidad Presupuestaria. También a quienes comprometan gastos o asuman obligaciones sin crédito suficiente para su financiación o no lo contabilicen en facturas.

Además, el Gobierno quiere dar un paso más y ansía sanciones penales. Entre sus planes está asimilar esta responsabilidad de mala gestión al delito de malversación pública, actualmente con una pena de  tres a seis años e inhabilitación absoluta por tiempo de seis a diez.