Portugal, de huelga general

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Portugal ha sentido ya los primeros efectos de la huelga general organizada hoy con la interrupción del metro de la capital, los servicios de bomberos y de recogida de basuras y el cierre de actividades portuarias.

El sindicato mayorítario en el país, CGTP (Confederación General de Trabajadores Portugueses), ha convocado el paro en solitario en protesta por la reforma laboral y la política económica del Gobierno. En esta convocatoria, CGTP no  cuenta con el apoyo de la otra gran central sindical: UGT, Unión General de Trabajadores.

Los dirigentes de la CGTP, encabezados por su nuevo secretario general, Armenio Carlos, han acudido a un cuartel de bomberos de Lisboa y a uno de sus principales centros de recogida de basuras para marcar el inicio de la protesta.

Portavoces del sindicato aseguraron que al menos quince barcos en curso hacia puertos lusos han sido desviados de su ruta por el cese de actividades en esas instalaciones.

También las comunicaciones ferroviarias en sus salidas de las zonas urbanas han sufrido fuertes interrupciones desde la madrugada, según fuentes sindicales, y la empresa nacional de aeropuertos, ANA, ha recomendado a los pasajeros que se cercioren de la salida de sus vuelos antes de desplazarse a las terminales.

La huelga de hoy es la segunda que sufre el Gobierno conservador de Pedro Passos Coelho desde que llegó al poder con las elecciones anticipadas de junio de 2011, aunque la anterior, el pasado 24 de noviembre contó también con el respaldo de la UGT. El Ejecutivo luso ha adoptado drásticas medidas de austeridad y reformas estructurales, entre ellas una liberalización del mercado laboral, para cumplir los requisitos del rescate financiero de 78.000 millones de euros que obtuvo Portugal el año pasado.