Telefónica acude al mercado tras el recorte de su calificación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La operadora pretende colocar un nuevo bono de referencia con vencimiento a cuatro años con el que Telefónica aspira a hacerse con 1.000 millones de euros.

 

Todo ello cuando la de César Alierta sigue en el punto de mira. Primero fue Standard & Poor's la que rebajó a mediados de agosto la calificación crediticia a largo plazo de la operadora en un escalón, de“A-” a “BBB+”. Un primer palo que puso en sobreaviso a Moody's y Fitch que comenzaron a sospechar de la compra de Vivo por parte de Telefónica. Aunque Fith mantuvo su consejo, a Moodys no le pareció suficiente y cambió la perspectiva de positiva a estable.

 

Que se acabe quemando o no ahora depende del mercado y de Banca IMI, Deutsche Bank, Société Générale CIB y UBS, las entidades que han sido elegidas por Alierta para colocar los bonos.