O la Sanidad al río

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

A un lado tenemos a la madre del gerente del Hospital de Hellín, que debía ser operada a 60 kilómetros, en Albacete, pero que mira tú por dónde es operada donde su hijo, en horario excepcional de quirófano, y con personal traído expresamente desde la capital del Llano.

 

A otro lado, tenemos a un muchacho de Valencia que por no poder afrontar los escasos 150 euros de una prótesis, se queda compuesto y sin prótesis, en ese altar de las crisis del siglo XXI llamado recortes a mansalva. Que a mí no me parece mal que se dejen putrefactas las extremidades de quienes no se las puedan pagar… siempre y cuando la soga apriete a todos por igual y se diga abierta y claramente que nuestro modelo social es así de repugnante.

Lo que no tiene perdón de Dios ni de los dioses alternativos que se quiera es que para unos sí y para otros no. Ya saben ustedes el refrán, que me permito versionar por aquello de la compostura, de que aquí, o pernoctamos todos en nocturno festival o la meretriz se va al afluente mayor. Quien esto firma sería partidario de que se pudieran practicar excepciones con todos. Que a base de arrimar el hombro puede que salgamos de esta. O no, pero al menos haremos un modelo social más amable.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies