Viernes de presupuestos y de ‘Dolores’

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Asistimos hoy a un viernes más que está marcado en amarillo fosforito en el ya famoso calendario Mariano de reformas. Un día que es conocido en ese ámbito como el viernes de dolores, pues será la jornada en la que el Gobierno apruebe los Presupuestos Generales del Estado para este año.

Unas cuentas marcadas por la austeridad: ahorro de cerca del 15% por cada ministerio, con el objetivo de cumplir con el déficit comprometido con Bruselas. Vamos, que el sector público se va a tener que apretar el cinturón un par de agujeros. Pero tendremos que fijarnos bien en cómo pretende el equipo de Rajoy aumentar los ingresos. Por ahora parece que se recurrirá a las tasas impositivas: menos deducciones para las empresas en el impuesto de sociedades, aumento de las tasas aeroportuarias y, quien sabe, si de alguno de los especiales como el tabaco.

Son todo conjeturas, pero esa será la auténtica clave de las cuentas. Cómo pretende recaudar más el Gobierno. Al menos, sin ahogar al ciudadano de a pie, cuyo bolsillo se ha visto ya drásticamente recortado. Es la hora de los recortes y arrimar el hombro. Es cierto. Pero también puede ser buen momento para empezar a plantear una verdadera reforma fiscal, que evite los “trucos” contables de grandes compañías para pagar menos a la Hacienda Pública.

El Gobierno, de todos modos, no debe dejarse amedrentar por la Huelga General de ayer. Todo lo contrario. Los mercados vuelven a poner el foco sobre España. Prima en los 365 puntos básicos. El bono a 10 años en el 5,4%. Y Bruselas que hoy pedirá cuentas de los recortes que se van a acometer. Hay que ser tajante a la hora de acometer la gran empresa que hay por delante, si se quiere dejar atrás la sombra del rescate que algunos se empeñan en hacer planear sobre el país.