Orange suspende en España

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

Orange ha facturado 3.544 millones de euros en España entre enero y septiembre, un 4,9% menos que en el mismo periodo del año pasado acuciada por la presión competitiva del mercado.

Orange ha ejecutado en el último trimestre su ERE para 400 personas, así como ha simplificado su portfolio de marcas, que ha quedado reducido a tres (Orange, Jazztel y Simyo).

El consejero delegado a nivel global de la firma, Stéphane Richard, ha destacado la mejoría «trimestre a trimestre» del segmento minorista en España, un mercado «muy fragmentado e impactado por la crisis sanitaria».

SEGMENTOS

Por segmentos, la venta a particulares ha vuelto a ser el sector que ha mostrado un mayor retroceso respecto a 2020 con una caída del 7,9% en este trimestre y del 8,8% en el acumulado de los 9 meses para un total de 2.407 millones de euros de enero a septiembre.

En el tercer trimestre, la rama móvil redujo un 13,9% sus ingresos hasta los 217 millones de euros, mientras que los servicios fijos cayeron un 9,3% hasta los 107 millones y los paquetes convergentes un 4,8% –la mitad que en el primer y segundo trimestre–, hasta los 465 millones de euros.

En el apartado mayorista, la compañía ha ingresado 674 millones de euros en lo que va de año, un 1,4% menos.

La rama de equipamiento redujo su ritmo de crecimiento en el tercer trimestre, pero este se mantuvo en doble dígito, y en los nueve meses de ejercicio ha proporcionado 466 millones de euros, un 18,1% más que en el mismo periodo del año anterior, donde la pandemia interrumpió las ventas por el canal físico durante meses.