Pedir un crédito al consumo en España es el doble de caro que en Francia o Bélgica

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Los tipos de interés de los créditos al consumo en España doblan a los de Francia y Bélgica, aunque acorta distancias con Italia o Portugal, que se mueven en unos niveles semejantes, según un informe elaborado por iAhorro.

En los préstamos de entre 1 y 5 años hay una clara diferencia entre España (7,01%), Portugal (6,58%) e Italia (6,01%) por un lado, y Alemania (4,46%), Francia (3,65%) y Bélgica (2,78%) por otro.

Por su parte, en el crédito a más de cinco años, Portugal mantiene una media de tipos de interés del 7,61%, superando a España en este caso (6,97%).

Por detrás se sitúan Italia (6,89%), Alemania (6,24%), y Francia o Bélgica, entre otros países, que se alejan de estos números con una media de un 3,37% y 4,68%, respectivamente.

El experto de iAhorro Antonio Gallardo ha explicado que diciembre cerró con una fuerte subida respecto al mes anterior que puede consolidarse en los próximos meses si sube la tasa de mora.

Así, en los préstamos de 1 a 5 años, se ha pasado de un 6,61% en noviembre, a un 7,07% en diciembre, con una subida del 0,46%, mientras que en los préstamos de más de cinco años se ha pasado de un 6,63% al 7,24%, un 0,61% más.

Aunque, por el momento, esto no parece haberse visto reflejado en el primer dato conocido de este año. Los tipos de interés de la financiación para bienes y servicios al consumo han pasado del 7,07% de diciembre de 2020, al 7,01% de enero de 2021 en los préstamos de 1 a 5 años, y del 7,24% al 6,97% en los préstamos a más de 5 años.

El director de director del máster de Riesgos Financieros de ICADE Business School, Luis Garvía, ha explicado que si se compara la tasa de morosidad de España (4,54%) con la de Francia (2,47%) resultaría lógico que prestar dinero en el primer país sea más caro que en el segundo.

Por lo general, los intereses que aplican los bancos a cambio de prestar dinero suelen estar estrechamente relacionados con la tasa de morosidad bancaria, puesto que representa el riesgo que asumen.

El último dato que dio a conocer el Banco de España relativo a enero de 2021 la situó en el 4,54%. “Es lógico que los intereses de estos préstamos estén por encima de otros países europeos donde la tasa de morosidad es menos elevada, sobre todo si no tenemos ningún tipo de garante, como pueda ser una vivienda en el caso de una hipoteca”, ha señalado.

No obstante, Garvía también considera que influyen otras variables, como el perfil de riesgo del cliente o que haya más agentes financieros en el mercado, lo que provoca que los bancos lleven a cabo menos operaciones, pero con comisiones más altas.