Repsol eleva su inversión a 19.300 millones hasta 2025 y sus objetivos de renovables y reducción de emisiones

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Repsol aumentará su inversión en el periodo 2021-2025 hasta los 19.300 millones de euros, destinando 1.000 millones de euros adicionales con respecto a lo previsto en el Plan Estratégico para aumentar su generación eléctrica renovable y su producción de hidrógeno libre de emisiones e impulsar otras iniciativas bajas en carbono.

La compañía ha presentado este martes, en la jornada ‘Low Carbon Day’, nuevos objetivos que acelerarán su transformación para convertirse en una compañía cero emisiones netas en el año 2050.

La hoja de ruta marcada se centra en una combinación de electrificación y productos bajos en carbono «que consiguen una descarbonización efectiva, sostenible y asequible de la economía, a partir de las ventajas competitivas de Repsol», destaca la firma en un comunicado.

En este marco, el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, ha anunciado un incremento de los objetivos de generación renovable y de reducción de emisiones de la compañía, así como un aumento de la inversión en soluciones bajas en carbono para acelerar la transformación hasta el año 2030.

Así, Repsol destinará 1.000 millones de euros adicionales a proyectos bajos en carbono en cinco años, hasta un total de 6.500 millones de euros, frente a los 5.500 millones de euros establecidos en el Plan Estratégico. De esta forma, la inversión destinada a iniciativas de bajas emisiones se situará en el 35% en el periodo 2021-2025 y el capital empleado para estos fines será del 45% en 2030. Los nuevos valores suponen un incremento de 5 puntos porcentuales respecto a los establecidos en el Plan, presentado hace casi un año.

La nueva senda de descarbonización para alcanzar la neutralidad en 2050 establece una reducción del Indicador de Intensidad de Carbono del 15% en 2025, del 28% en 2030 y del 55% en 2040, frente a los anteriores del 12%, 25% y 50%, respectivamente.

Repsol ha aumentado el precio interno de carbono que se aplica a toda nueva inversión. En esta actualización, se diferencian precios por tonelada de CO2 para inversiones dentro de la Unión Europea y el resto del mundo. Así, se fija un precio de carbono de 70 dólares por tonelada en 2025 y 100 en 2030 para la Unión Europea (los valores anteriores eran de 40 en 2025 y 70 en 2040) y de 60 en 2025 en el resto del mundo (anteriormente fijado en 40 dólares).

En la misma línea, Repsol ha establecido un objetivo más ambicioso de reducción de la intensidad de emisiones de metano, fijándola en el 0,20% en 2025. Esto supone una reducción del 85% frente a la anterior del 25%.

La compañía ha anunciado también objetivos absolutos de reducción de emisiones. Así, establece el compromiso de reducir en 2030 el 55% de las emisiones en activos operados y el 30% de las emisiones netas. La estrategia de carbono y sus objetivos serán sometidos a votación de forma consultiva en la próxima junta general de accionistas.

AUMENTO DEL 60% EN LA CAPACIDAD DE GENERACIÓN RENOVABLE

La generación de energía eléctrica renovable es uno de los pilares en el modelo de descarbonización de Repsol. Los nuevos objetivos prevén un aumento del 60% de la capacidad instalada de generación renovable en 2030, hasta alcanzar 20 GW (frente a los 12,7 GW del Plan Estratégico). En 2025, el nuevo objetivo de capacidad instalada se sitúa en 6 GW, que comparan con los 5,2 GW de la hoja de ruta presentada en noviembre de 2020.

La compañía planea continuar con el crecimiento orgánico de este negocio gracias al desarrollo de una cartera de proyectos en operación y desarrollo en países OCDE, reforzada tras la ‘joint venture’ suscrita en Chile con Ibereólica Renovables en 2020, y la reciente adquisición del 40% de la compañía Hecate Energy en Estados Unidos, especializada en el desarrollo de proyectos fotovoltaicos y de almacenamiento de energía.

Actualmente, Repsol planea terminar el año con 1,7 GW de capacidad renovable instalada y con otros 4,7 GW en proyectos en construcción y con alta visibilidad.

AMBICIÓN DE SER LÍDER EN PRODUCCIÓN DE HIDRÓGENO RENOVABLE

El área industrial mantendrá su elevada competitividad y el liderazgo en Europa de sus activos, y para continuar su proceso de transformación, seguirá apoyándose en la eficiencia energética, la economía circular, el hidrógeno renovable y la captura y el uso de CO2. Repsol tiene la ambición de ser líder en la producción de hidrógeno renovable en la Península Ibérica y tener una posición relevante en el mercado europeo.

La compañía anunció el pasado mes de julio objetivos más ambiciosos de generación de hidrógeno renovable, con la intención de alcanzar en 2025 una capacidad de generación equivalente de 552 MW y llegar a 1,9 GW en 2030, frente a los 400 MW y 1,2 GW, respectivamente, anunciados con anterioridad.

Según Repsol, estos objetivos serán posibles gracias a la instalación de electrolizadores y plantas de producción de biogás en los complejos industriales de la compañía, y con el desarrollo de la tecnología de fotoelectrocatálisis. Esta tecnología es un desarrollo conjunto de Repsol y Enagás y contará con una planta de demostración en el complejo industrial de Puertollano en 2025 con la que se obtendrá hidrógeno directamente del agua usando energía solar.

En lo que respecta a la economía circular, los complejos industriales de Repsol se están adaptando para utilizar múltiples residuos de diferentes orígenes, como materias primas para convertirlos en combustibles y materiales más sostenibles. El objetivo es utilizar tres millones de toneladas anuales de residuos y mitigar más de siete millones de toneladas de CO2 al año en 2030.

Repsol está analizando más de 40 tipos de residuos y tecnologías para asegurar la producción de biocombustibles avanzados y materiales petroquímicos circulares.

COMBUSTIBLES BAJOS EN CARBONO

Asimismo, la compañía tiene el objetivo de producir 2 millones de toneladas de combustibles bajos en carbono en 2030. En el primer trimestre de 2023 está prevista la puesta en marcha de la planta de bio-
combustibles avanzados de Cartagena, que evitará la emisión a la atmósfera de 900.000 toneladas de CO2 al año.

En el negocio de Química, Repsol tiene el objetivo de reciclar el equivalente al 20% de su producción de poliolefinas en 2030, y la circularidad está en el centro de su estrategia. Repsol prevé 1.500 millones de euros de inversión en el periodo 2021-2025 en este negocio y avanzará en proyectos de reciclado mecánico y químico de poliolefinas, de reciclado de poliuretano y en la producción de metanol a partir de residuos, para su incorporación en la producción de materiales.

En el ámbito de la recarga eléctrica, Repsol contará con más de 1.000 puntos de recarga públicos en España en 2022, y se compromete a disponer de puntos de recarga rápida o ultrarrápida cada 50 kilómetros en las principales rutas del país.

Repsol prevé terminar el año con más de 300 instalaciones solares en sus estaciones de servicio y más de 180 comunidades solares a través de Solmatch.

Repsol aspira a tener ocho millones de clientes digitales en 2025, y antes de final de año, lanzará su nuevo programa de fidelización transversal que dará lugar a la primera comunidad de este tipo en España. El programa integrará todos los productos y servicios que la compañía pone a disposición de sus clientes, permitiendo además la personalización de las ofertas.

El negocio de Upstream, por su parte, tiene el objetivo de reducir la intensidad de sus emisiones de CO2 en un 75% en el periodo 2021-2015. La captura y almacenamiento de carbono tendrán un papel fundamental en el desarrollo de nuevos proyectos, y la compañía pondrá en marcha en 2027 el almacenamiento de 2 millones de toneladas al año de CO2 en Sakakemang, el mayor descubrimiento de gas en Indonesia de la última década.

Este proyecto de captura y almacenamiento se encuentra entre los más grandes del mundo de su tipo, y será el primero de Repsol y de Indonesia.