Ribera aplaude el regreso de Estados Unidos al Acuerdo de París

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha aplaudido el regreso de Estados Unidos al Acuerdo de París contra el cambio climático, en una de las primeras decisiones del nuevo presidente del país, Joe Biden, después de que su antecesor en el cargo, Donald Trump, abandonara el pacto.

En la clausura de la XI Asamblea de la Agencia Internacional de las Energías Renovables (IRENA), que en esta edición ha estado presidida por España en reconocimiento a la implicación y liderazgo del país en la transición ecológica, Ribera destacó que la vuelta de Estados Unidos “pone la guinda a lo que han sido estos últimos meses de compromiso acelerado y creciente por parte de países muy distintos del mundo, desde China hasta la Unión Europea, países de América Central, de África o de Asia, que se han marcado objetivos claros en materia de energías renovables”.

La XI edición de la Asamblea de IRENA ha reunido virtualmente a unos 2.000 participantes, incluyendo a 70 ministros de diferentes países que han intercambiado experiencias y visiones sobre los avances en el cambio de modelo energético, informó el Ministerio.

La vicepresidenta cuarta también señaló el fuerte compromiso de los países participantes en la Asamblea para impulsar la transición energética e invertir en el despliegue de energías limpias.

Así, indicó que en estos cuatro días de intensas sesiones se “ha constatado la trascendencia y el compromiso de países muy distintos con la revolución de las energías renovables”. “Una revolución que se
vincula también a la recuperación económica tras esta crisis de vulnerabilidad asociada a la pandemia”, dijo.

A este respecto, Ribera subrayó que la recuperación tras la pandemia “abre una ventana de oportunidad para acelerar una transición de nuestra economía hacia patrones de sostenibilidad ambiental y social mucho más claros”. “Hay un consenso claro en que el desarrollo no puede
romper el balance ecológico”, reiteró.

Además, consideró que la Asamblea ha permitido constatar “cómo la agenda verde y la energética convergen”. “Hemos hablado de las interconexiones entre biodiversidad, cambio climático, salud, industria y transformación del sistema energético”, añadió al respecto, asegurando que la transición energética tiene que ser justa e inclusiva.

“Es esencial prestar atención a los aspectos sociales del cambio de modelo: proteger a los colectivos más vulnerables afectados por esta transformación y aprovechar el potencial de generar empleo verde”, advirtió.

INVERSIONES VERDES

Ribera también instó a los participantes a poner las inversiones verdes en el centro de sus planes de recuperación, ya que se está “en el momento ideal para diseñar planes de estímulo verde que permitan combatir los efectos derivados de la pandemia y construir economías fuertes y resilientes que creen puestos de trabajo, modernicen nuestras industrias y nos preparen para el futuro”.

A este respecto, durante estos días se ha publicado también el Informe Anual de IRENA, que sitúa a las energías renovables en el centro de la acción climática global y señala que las inversiones en tecnología y bienestar humano convierten la transición energética en una herramienta eficaz para lograr un futuro resiliente, equitativo y próspero.

En este sentido, el informe revela que la generación de energía renovable se ha duplicado entre los años 2010 y 2019, alcanzando más de 2.500 gigavatios (GW); y apunta que la inversión en renovables generó 1,5 millones de empleos en 2019 y proyecta una previsión de seis millones de nuevos puestos de trabajo en los próximos tres años.