Sacyr se desploma en Bolsa por una sentencia que le condena a pagar 141 millones de euros

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

Las acciones de Sacyr se hundieron este jueves un 6,5%, su mayor caída diaria en el último año, después de que un juzgado de Madrid le condenase, junto con ACS y Abertis, a pagar 141 millones de euros al fondo que se quedó con la deuda de dos de las nueve autopistas quebradas durante la crisis financiera.

Los títulos de la constructora y concesionaria reaccionaron inmediatamente a la baja tras publicarse poco antes 12.30 horas una sentencia en la que, según fuentes jurídicas consultadas por Europa Press, se obligaba a las tres compañías a un pago total de 450 millones de euros.

No obstante, en una conferencia con analistas posterior, el presidente y consejero delegado de Sacyr, Manuel Manrique, aseguraba que se recurrirá la sentencia ante instancias superiores y que, en cualquier caso, el impacto de esta no sería «significativo».

A primera hora de la mañana también publicó unos resultados trimestrales que arrojaban un beneficio de 60 millones de euros hasta septiembre, un 28% superiores respecto al mismo periodo del año pasado, así como un incremento del 19% en el resultado bruto de explotación (Ebitda).

La publicación de esto resultados no alteró significativamente la cotización en Bolsa, pero fue a las 12.30 cuando sus títulos se despeñaron, hasta cerrar la jornada a un precio de 2,32 euros, lo que supone una caída del 6,5%, la peor en un año y la séptima más alta desde el estallido de la pandemia en marzo de 2020.

A parte del recurso que presentará, Sacyr confía en que el valor que el Gobierno le dé a estas dos carreteras (R-3 y R-5) sea positivo y el importe que entregue la Administración sirva para pagar la deuda que tiene la concesionaria (en la que Sacyr participa junto con Abertis y ACS) con los fondos de inversión.

No obstante, el Gobierno ya ha estimado que la Responsabilidad Patrimonial de la Administración (RPA), que es el importe que debe pagar el Estado a los concesionarios de las vías por la inversión realizada en su construcción que aún no habían amortizado, es de cero euros, aunque se trata de un importe provisional.