Talleruco, la marca cántabra que nace en el mundo online

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

En un mundo agobiado por la prisa y la inmediatez y en plena revolución de lo instantáneo, nace un lugar lleno de paz, un espacio donde el amor por el trabajo bien hecho y la calma y delicadeza que requiere la artesanía se respiran en cada rincón. 

Entre los bosques y las montañas de Cantabria se encuentra Ángela, las manos, la cabeza y el corazón del Talleruco, una pequeña factoría de color que rebosa magia en cada pieza que elabora de manera completamente artesanal.

Sus joyas encantadas son un reflejo de los nuevos tiempos: el arte de la milenaria técnica millefiori (Murano), a través de un material como la arcilla polimérica, da vida a piezas absolutamente únicas y mágicas, repletas de colorido, como extravagantes flores con cierto toque oriental, que harán las delicias de las personalidades más exigentes y originales.

Innovación y tradición

En un momento en el que todo tenía que ser para ayer, la artesanía permite parar, reflexionar y capturar un momento, retomar el valor de lo local, creativo y humano de lo que son las personas y de lo que tienen. “Nadar a contracorriente es difícil, pero hay que darle a la artesanía el lugar de honor que merece y no dejar que mueran las tradiciones” son las palabras de Ángela.

Con esta premisa y en plena revolución tecnológica y de lo inmediato, aunque resulte paradójico, se han acortado las distancias: el mercado artesanal es pequeño y está diseminado, cosa que, sumada al COVID-19, dificulta el contacto con el consumidor.

Internet soluciona este problema y brinda la oportunidad al comercio local de acercarse al arte.

A este resurgir de la artesanía se une Talleruco que, tras 14 años de experiencia en el trato personal, inaugura su espacio digital a través de su web y tienda online.

Dejarse llevar por la magia en esta factoría de color es posible, accediendo a talleruco.es.

“Este año, regala algo más que un objeto, regala una historia, regala un trocito de corazón, regala artesanía”, invita Ángela.