Toyota apoya el primer proyecto de hidrógeno verde, con dos Toyota Mirai de pila de combustible, entregados en Aragón

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

Intensificar las acciones encaminadas a descarbonizar la economía y la sociedad, es lo necesario para lograr la neutralidad climática, que la Unión Europea pretende alcanzar en 2050, según se ha puesto de manifiesto en citas internacionales recientes, como la COP 26 celebrada recientemente en Glasgow,

En este escenario de apuesta colectiva por la reducción de emisiones, las energías renovables y la eficiencia energética, el hidrógeno está llamado a jugar un importante papel, y en consonancia con ello, Toyota lleva décadas apostando por esa fuente de energía limpia y sostenible, desarrollando y apoyando todo tipo de proyectos relacionados con ella.

Precisamente,  de acuerdo con las nuevas energías limpias, Toyota España ha entregado dos vehículos de pila de combustible Toyota Mirai a Arpa Equipos Móviles de Campaña y el Grupo Zoilo Ríos. Las dos empresas han puesto en marcha SHiE, una nueva compañía que ofrecerá diferentes servicios y soluciones relacionados con el hidrógeno verde, desarrollará la primera producción privada de hidrógeno en Aragón, en las instalaciones de Arpa en La Muela (Zaragoza), y abrirá la primera hidrogenera privada de uso público en España, en la estación de servicio El Cisne 1, del Grupo Zoilo Ríos, situada en la Autovía de Madrid (A-2) Km 309, en  Zaragoza.

Como parte del proyecto, una flota de Toyota Mirai, el primer vehículo eléctrico de pila de combustible —Fuel Cell Electric Vehicle (FCEV)— de producción en serie del mundo, estará a disposición de SHiE.

Será la primera flota de vehículos eléctricos de pila de combustible de hidrógeno de Aragón. Los dos Toyota Mirai de SHiE, entregados en el concesionario Toyota Artal de Zaragoza, son vehículos respetuosos con el medio ambiente y 100% cero emisiones, ya que únicamente emiten vapor de agua. Mirai ofrece unas prestaciones y autonomía similares a las de cualquier automóvil de combustión, con un tiempo de repostaje de menos de 5 minutos.