Destacado Economía Empresas Noticias

Álvarez (Santander): “No hay mucho que arreglar en el mercado de las hipotecas”

El Consejero Delegado de Santander, José Antonio Álvarez, ha afirmado hoy que “no ve razón para cambiar el sujeto pasivo”, menos aún “para establecer la retroactividad” en la sentencia del Supremo sobre el impuesto a los Actos Jurídicos Administrativos (AJD) en las hipotecas. Más aún, opinó que “no hay mucho que arreglar en el mercado de las hipotecas en España”, las cuales aseguró son las “más baratas de Europa”. En cuanto al fallo definitivo del Supremo del próximo 5 de noviembre dijo que espera que “a partir del lunes todos sepamos a que atenernos, tanto clientes, administraciones y bancos”. En cuanto a las entidades fue categórico al afirmar que al no haber sido estas quienes cobraron el impuesto, “no podemos devolver algo que no hemos cobrado”. Así se expresó esta mañana durante la presentación de los resultados trimestrales de Santander.

Álvarez consideró que el mercado de las hipotecas podría verse afectado por el fallo del Supremo pues “cuando hay riesgos jurídicos estos se trasladan a a la capacidad de hacer negocio tanto en volúmenes como en precios”. En lo referente al precio de los préstamos hipotecarios, dijo que un eventual traslado del impuesto al precio dependerá principalmente de la “dinámica de la competencia”, aunque aseveró que, bajo ese escenario, “lo que si es seguro es que tendremos un mayor coste de las hipotecas”.

 

LAS MENORES PROVISIONES MÁS QUE COMPENSAN LA CAÍDA EN LOS MARGENES

Los números de Santander a lo largo del año reflejan un beneficio atribuido al cierre de septiembre de 5.748 millones de euros, lo cual supone un aumento de un 13% respecto a igual período de 2017. Durante el período Santander sufrió una reducción del margen de intereses (2%) y de las comisiones (1%), con lo cual el margen bruto del grupo se redujo en 1,1% hasta 35.882 millones. Sin embargo, la reducción en los ingresos fue compensada con creces por una caída en el aprovisionamiento para insolvencias de 7% y de “otras provisiones” (-39%).

Por otra parte, este trimestre el ajuste por inflación en Argentina supuso un lastre para el beneficio global equivalente a 169 millones.

Brasil, el mayor mercado del Grupo, aportó el grueso del beneficio total (1.942 millones); mientras que Santander España se mantuvo en la segunda posición con un beneficio atribuido de 1.306 millones. Tanto Brasil como España mostraron beneficios superiores con respecto al año pasado (24% y 18% en euros constantes). En cuanto al negocio en Reino Unido, este se contrajo en términos del beneficio un 9%, situándose en 1.077 millones de euros.

 

PROCESO DE INTEGRACIÓN DE BANCO POPULAR

En lo que respecta a la integración de Banco Popular en la operación de Santander España, Álvarez aseguró que alrededor de un tercio de las sinergias de la fusión ya se han producido y que, tras haber culminado ya la integración legal, advirtió que la integración operativa plena será “un proceso que durará entre 5 y 7 meses”, y que se encuentra en pleno desarrollo tras su inicio en noviembre pasado.

Preguntado sobre la magnitud de una futura reducción de la plantilla, Álvarez recalcó que habrá que esperar primero que se complete la integración, y “luego se decidirá cuáles oficinas cerrar y en cuánto se reducirá la plantilla” en función de factores como la rentabilidad.

 

CAMBIO DE GOBIERNO EN BRASIL

Sobre el triunfo de Jair Bolsonaro en las elecciones de Brasil del pasado fin de semana, Álvarez precisó que las políticas que han dejado entrever los colaboradores del presidente electo apuntan a reforzar “la buena evolución del crédito” de Santander en el país amazónico. Apuntó además que, tras haber sufrido una dura recesión, las expectativas del Grupo sobre el crecimiento de Brasil son muy positivas; en concreto, Álvarez se mostró confiado que “Brasil seguirá siendo la geografía que más aporte a los resultados del grupo”, máxime bajo una gestión de gobierno que promueva el crecimiento económico.

CAMBIO EN LA DIRECTIVA DE SANTANDER

Finalmente, el CEO de Santander negó que su sustitución por Andrea Orcel, a hacerse efectiva en los próximos meses, suponga un cambio en la estrategia del Grupo. En particular, negó categóricamente la posibilidad de una nueva ampliación de capital, o de cambios en la estrategia de captación de clientes a través de la cuenta 1,2,3.