Empresas Sectores

Barceló estrenará marca y avión antes de verano

La compañía hotelera y de visajes creará entre un 5 y un 10% más de empleo este año

Optimismo y crecimiento. Dos palabras que resumen el ambiente que se vive en la 15 Cumbre Mundial del Turismo (WTTC, por sus siglas en inglés), y ya no sólo por los buenos datos macro -tónica común de los planos discursos de los actores del sector público-, sino también por las previsiones y rostros de los representantes de las principales compañías turísticas y hoteleras como el caso del grupo Barceló Viajes.

En un corrillo de periodistas y tras la rueda de prensa que, Simón Pedro Barceló ha ofrecido junto a otros colegas, el co-presidente de la compañía ha afirmado que la nueva y sintética marca del segmento minorista -las agencias de viajes Barceló pasarán a llamarse DB Travel- se estrenará “en Junio, casi con toda probabilidad”. Esta renovación, que tiene como objetivo “dar personalidad propia y absoluta independencia de marca a los hoteles frente a las agencias de viajes” se limitará al cambio de rotulación y costará a la compañía un millón de euros, apenas el uno por ciento de la facturación del grupo el año pasado (1.100 millones de euros).

La fecha elegida casi coincidirá en el tiempo con otro estreno, el del nuevo avión del grupo que “va a operar este verano”. Un avión que “generará más reservas y requerirá más gente trabajando, tanto directa como indirectamente”. De hecho el Simón Pedro Barceló ha apuntado que a finales de año el grupo “creará empleo en línea con el crecimiento de actividad” que en la actualidad es de entre el 5 y 10 por ciento. Es decir, en un rango de entre 100 y 200 nuevos puestos de trabajo más sobre los más de 2.000 con los que cuenta la empresa.

Cadena preferida

Además de destacar la cifras de crecimiento de la compañía que ha pasado de una facturación en viajes de 350 millones de euros en 2012 a los 1.100 millones a cierre de 2014. El co-presidente de Barceló se ha referido a su posición como “primera socimi hotelera española”. Aunque no hay un acuerdo exclusivo con Hispania, la cadena con sede en Palma de Mallora está vistiendose de buen hacer para convertirse en la “cadena preferida” y pasar a gestionar  “el 20 por ciento de 12.000 ó 15.000 habitaciones”. Una operación que además de atractiva “puede ser muy rentable”. Y que el grupo ya había puesto en marcha mucho antes de que se crease la fórmula de la socimi.

De hecho la historia de aproximación a inversones del sector de los hoteles vacacionales de la compañía no es nueva. A finales de los años 90 Barceló formó una sociedad financiera Globalges y posteriormete se integró en el fondo de inversión Playa con el objetivo de invertir en los hoteles en el Caribe… “Nos gusta compartir las inversiones hoteleras con socios porque multiplica la capacidad de crecimiento del grupo”, ha insistido.

Seguir creciendo

De cara a la campaña de verano, Barceló espera seguir creciendo “el primer trimestre ha sido mejor que el de 2014 con incrementos de venta cercanos al 100 por cien y la expectativa de ventas y actividad de viajes son mejores que los del año pasado.”

Mirando más allá en el tiempo la línea de evolución continúa en sentido ascendente de hecho en Barcelona ha firmado un cuarto hotel “para poder desarrollar en un par de años”. Un futuro relativamente cercano en el que la estrategia también pasa por la internacionalización. Barceló ya ha puesto la vista en Cuba un país en el que “nos gustaría tener una mayor presencia” y para ello la cadena esta “trabajando intensamente con el Gobierno cubano” tanto a través de hoteles como de sociedades mixtas como la formada para impulsar el desarrollo de un suelo en Santa Lucía. “Tenemos mucha confianza en el proyecto”, ha insistido.

Con respecto a México – país que cerrará con una mejoría de ingresos del 10 por ciento-, el objetivo de Barceló es incrementar la presentcia en el urbano, especialmente en Cancún donde quiere abrir un hotel de 5 estrellas.