Política Sectores

El crecimiento de la economía española pende de un hilo

CEOE prevé un aumento del 2,7% del PIB y alerta de que el déficit podría situarse por encima del -3%

La economía española empieza a recordar a la famosa película de los años 80 Esta casa es una ruina en la que Tom Hanks y Shelley Long adquieren una aparente mansión de cimientos endebles que se desmorona a cada cierre de puertas.

Si bien la historia económica demuestra que España es especialista en aprovechar los vientos de cola, éstos empiezan a amainar y cada vez son más las previsiones que apuntan a una desaceleración que se acentuaría de persistir la actual situación de incertidumbre interna, y de sumarse a ésta otros factores coyunturales como el repunte de los precios del petróleo, la inestabilidad en los emergentes y el frenazo en el crecimiento de la economía mundial.

Así lo expone CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales) en su Informe de Previsiones de la Economía Española del mes de marzo, en el que se estima que la economía española crecerá un 2,7 por ciento este año, coincidiendo así con lo proyectado por el FMI (Fondo Monetario Internacional) el pasado mes de enero y desdiciendo al Gobierno en tres décimas.

Con respecto a 2017, aunque se mejora en dos décimas lo anotado por el organismo que dirige Christine Lagarde, el avance será aún menor rebajándose hasta el 2,5 por ciento (cuatro menos que las proyectadas por el Ejecutivo).

La patronal de los empresarios explica que, aunque a un ritmo más moderado, la demanda nacional “seguirá siendo baluarte de la recuperación”. Los bienes de equipo serán los que mejores datos registrarán en esta columna, siempre y cuando se torne a la estabilidad. El consumo privado avanzará entre el 2 y el 3 por ciento y las construcción se mantendrá en el 4 por ciento, “siendo el componente de vivienda el que previsiblemente tenga una recuperación más gradual”.

Un síntoma ante el que hay que mantenerse vigilante, ya que nuestro sector exterior no crecerá. Los analistas de CEOE afirman que las exportaciones corren el riesgo de desacelerarse de apreciarse el euro y no mantenerse la estabilidad en la Eurozona. La moderación también afectará a las importaciones debido “al menor vigor del consumo privado y la inversión”.

El déficit continuará siendo el principal caballo de batalla. De continuarse así, este año se cerrará incluso por encima del -3 por ciento (varias décimas superior al -2,8 por ciento pactado por Bruselas), y en el -2,8 por ciento en 2017 (1,4 puntos más de lo acordado). Y eso “siempre y cuando el nuevo Gobierno mantenga el compromiso de seguir con el proceso de consolidación fiscal”.

Previsiones CEOE
Fuente: CEOE

En relación al paro las estimaciones son optimistas. La ocupación, en términos de EPA, será del 450.000 personas de media anual en 2016 y unas 400.000 en 2017, reduciéndose la tasa de paro por debajo del 18 por ciento a partir de Junio de este año.

Por otra parte la inflación pasará del terreno negativo (-0,4 por ciento) este año al 1,5 por ciento en 2017 debido a la previsible subida del los precios del petróleo. Alza que podría ser superior de producirse las subidas de impuestos que se recogen en los acuerdos de PSOE  y Ciudadanos.

En cuanto a la balanza por cuenta corriente ésta será de 2 por ciento en 2016 y “algo inferior” en 2017.