Opinión

El crédito sigue sin llegar a las empresas

El pasado 18 de septiembre, el Banco Central Europeo puso a disposición de los bancos, incluidos los españoles, fondos por valor de 400.000 millones de euros a un interés del 0,15%, medidas destinadas principalmente a que el crédito pudiera volver a fluir entre las familias y las empresas.

Lamentablemente, los últimos datos nos han demostrado que no se han cumplido las expectativas, ya que de las 382 entidades con derecho a presentarse, únicamente 255 han solicitado los fondos por valor total de 82.600 millones de euros, lo que supone aproximadamente un 20% de la oferta total, muy por debajo de lo esperado.

A pesar de las políticas monetarias expansivas que está desarrollando el BCE tratando de poner a disposición de los bancos liquidez para prestar a las empresas, seguimos viendo que no se están concediendo suficientes créditos a las empresas.

Entre las que más están sufriendo las consecuencias encontramos las pequeñas y medianas empresas, que son las que necesitan un mayor acceso a la financiación y, sin embargo, están recibiendo menos fondos procedentes de la institución monetaria.

Esta complicada situación en la que nos encontramos debido a la restricción en la concesión de créditos, observamos cómo sigue afectando directamente a los negocios e impide su expansión en un momento tan importante como el actual, en el cual vemos los primeros síntomas de aceleración de la actividad y de inversión en las compañías.

Los próximos tests de estrés a los que las autoridades europeas someterán a las entidades financieras en el mes de noviembre para medir su nivel de solvencia y las políticas de supervisión sobre ellas, tampoco nos permiten pensar que en el corto y medio plazo la banca vaya a inundar de dinero el mercado a través del crédito, sino todo lo contrario.

En Bravo Capital somos conocedores de las dificultades que tienen las empresas para acceder al crédito pese a las medidas del BCE. Por ello ponemos a disposición de las empresas liquidez para su capital circulante de forma ágil, rápida y sencilla para que eviten el riesgo que supone depender exclusivamente de las entidades bancarias. Porque nosotros sí ofrecemos a las empresas la financiación que necesitan en todo momento independientemente del tamaño y del sector de su actividad.

José Luís Villafranca, director comercial de Bravo Capital