Política Sectores

El nuevo TTP levanta las barreras comerciales entre las principales economías del Pacífico

El pacto afectaría al 40 por ciento de la economía mundial

El nuevo Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TTP) firmado por Estados Unidos y otros 11 países de América, Asia y Oceanía levantará las barreras al comercio entre economías cuya población se sitúa en torno a 800 millones de habitantes. Este implicaría la reducción de aranceles y barreras, la protección de la propiedad intelectual y una armonización de las reglas, medidas que aumentaía la producción y la riqueza de forma considerable.

Esto es algo por lo que lleva luchando Barack Obama desde 2008, tanto con estos países como los que conforman la Unión Europea. De llevarse a cabo, constituiría el mayor pacto comercial jamás alcanzado y afectaría al 40 por ciento de la economía mundial, o eso opina la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Largarde, cuando manifiesta que “el acuerdo no es sólo importante por su tamaño, ya que los países firmantes representan aproximadamente el 40% del PIB global, sino que también derriba las fronteras del comercio y la inversión en bienes y servicios en nuevas áreas donde los beneficios pueden ser significativos”.

Para ello, y antes de ofrecer una evolución general, es necesario revisar todos los detalles, aunque confía en que el Acuerdo “allane el camino hacia una nueva generación de profundos esfuerzos de integración comercial”, razón por la que anima a otros países a “reavivar las iniciativas comerciales multilaterales para garantizar un sistema comercial global cohesivo”.

Parte de las negociaciones estuvieron enmarcadas por el mercado del arroz, el sector automovilístico y la biomedicina. En el primer caso, Japón y Estados Unidos acercaron posturas acerca del volumen de la importación que el país nipón permite sobre este producto que, ya que es un elemento básico para ellos, está muy restringido. En cuanto a la automoción, norteamérica se ha comprometido a abolir la tarifa arancelaria que aplica sobre los automóviles japoneses.

Enfrentamiento en el desarrollo de fármacos

La biomedicina fue otro tema de gran interés en el Acuerdo de TTP y los países siguen sin ponerse de acuerdo sobre ello. De esta forma, Estados Unidos ofrece 12 años de exclusividad para los datos clínicos usados en el desarrollo de fármacos con el objetivo de incentivar la innovación, un periodo de tiempo que Australia y otros Estados consideran excesivo y piden bajarlo a cinco para poder reducir sus precios lo antes posible.

Los opositores sostienen que esta medida afectaría a los presupuestos nacionales de salud e impide que aquellos pacientes con menores recursos reciban los medicamentos debido a que no podrán hacer frente a su alto precio.

De momento no hay nada firmado, por lo que los representantes de los países que acudieron el pasado fin de semana a Atlanta (Estados Unidos) no han querido revelar detalles “hasta que todos hayan firmado y estemos todos en la misma página”, ha manifestado el secretario de Economía mexicano, Ildefonso Guajarado, ante los medios de comunicación.

Estados Unidos quiere seguir escribiendo las reglas

La alianza elevará las inversiones entre los países miembros de la TTP, algo que supone un gran contrapeso económico para China. Barack Obama ha mostrado su descontento, a través de un comunicado, ante la posibilidad de que el país oriental tome los mandos de la economía mundial. “No podemos permitir que países como China escriban las reglas de la economía global. Nosotros debemos escribir esas reglas, abriendo nuevos mercados a los productos estadounidenses, estableciendo altos estándares para la protección de trabajadores y preservando nuestro medio ambiente”, manifiesta el presidente estadounidense.

Yasmina Pena