Sectores

El Sistema de Reducción Selectiva reduce las emisiones de NOx en un 90% en un vehículo diésel

El último Informe de ANFAC RESEARCH, para el Barómetro de Seguridad Vial y Medio Ambiente de Bosch y ANFAC, analiza la implantación del Sistema de Reducción Catalítica Selectiva (SCR), también conocido como Denoxtronic, en los vehículos turismos e industriales. Este sistema representa un avance importante en el funcionamiento limpio y económico de los motores diésel.

La industria del automóvil está comprometida con la reducción de emisiones. Sus productos cada vez son más respetuosos con el medio ambiente. Este informe es un ejemplo de los avances en la reducción de emisiones de nuestras ciudades, entre otros, gracias al SCR implantado en los motores diésel.

El sistema SCR desarrollado por Bosch consigue en los vehículos de combustión diésel una reducción adicional del 90% de las emisiones contaminantes de óxidos nítricos. Como la evolución tecnológica no ha cesado en los últimos años, cuando entre en vigor la nueva Normativa Euro 6, las emisiones de NOx de los vehículos diésel nuevos, equipados con este sistema, serán un 98-99% inferior a las de un diésel antiguo.

Sin embargo, esta tecnología todavía no tiene un arraigo importante en nuestro mercado. En la actualidad, sólo el 2,2% de los turismos diésel nuevos matriculados equipan el Sistema de Reducción Catalítica Selectiva (SCR). No obstante, se espera una notable evolución de este sistema en los vehículos nuevos, en Septiembre de 2015, coincidiendo con la entrada en vigor de la Normativa Euro 6.

También se ha visto en este informe, que la implantación del SCR por canales, tiene una presencia mayoritaria en las empresas y en los vehículos de gama alta. Una vez más se demuestra que las empresas son las que mayor equipamiento medioambiental y de seguridad incorporan a sus vehículos.

El análisis por Comunidades Autónomas de turismos es muy bajo, ya que menos de la mitad de ellas, tienen una ocupación del SCR en los turismos nuevos por encima de la media. En esta ocasión, la primera posición la ocupa la región de Castilla la Mancha con un 4,3% y el territorio Insular destaca por tener una menor introducción de esta tecnología en su parque de vehículos turismos.

La crisis económica actual está reduciendo ligeramente la cuota de ventas de turismos diésel, debido, entre otras razones, a una significativa disminución del diferencial de precio entre gasolina y gasoil, así como el aumento de las ventas de los segmentos más bajos del mercado, A y B, terminando así con un crecimiento paulatino mantenido casi de forma constante durante las últimas 3 décadas. No obstante, los turismos diésel, debido a sus menores consumos y emisiones de CO2 siguen siendo una alternativa eficiente y suponen todavía más de 2/3 de las matriculaciones y casi el 60% del Parque circulante en España, con más de 13 millones de vehículos.

La presencia del SCR en la matriculación de vehículos industriales y autobuses es muy representativa, alcanzando el primer semestre del año 2014 el 93% del mercado. Además, todas las marcas utilizan el sistema SCR en sus vehículos.

Muchas CC.AA tienen una presencia del SCR por encima del 90%. La Rioja es la región con mayor presencia del Sistema SCR, alcanzando casi la totalidad del SCR en el mercado de industriales de la zona. En el lado opuesto, debido a una mayor representatividad de vehículos industriales por debajo de las 18 toneladas, destacan con una tasa inferior a la media las Islas Baleares, Canarias, así como las ciudades de Ceuta y Melilla.

El SCR se encuentra presente en el 19% del parque circulante total. Esto se debe al bajo volumen de vehículos industriales nuevos. En el segmento de industriales de hasta 10 años este porcentaje sube hasta el 45% y en los nuevos de menos de 5 años asciende hasta un 85% del parque. En este sentido, la renovación del parque de vehículos industriales debe ser un objetivo prioritario para lograr los máximos niveles de exigencia en materia medioambiental.

La antigüedad del parque de vehículos diésel avanza a un ritmo muy rápido. En los 2 últimos años envejece hasta 7 meses de media por cada año transcurrido, lo que ha provocado que el parque total de vehículos diésel alcance una antigüedad de casi 11 años en este año. Esto ha provocado una fuerte ralentización de los nuevos y avanzados sistemas para mejorar el medio ambiente y la seguridad vial.