Empresas

Esther Koplowitz inicia negociaciones en exclusiva con Carlos Slim, tras no alcanzar un acuerdo con George Soros

La accionista de control de FCC, Esther Koplowitz, ha emprendido negociaciones en exclusiva con Carlos Slim para que entre en la compañía, tras culminar sin acuerdo las conversaciones que mantenía en este sentido con George Soros.

La entrada del nuevo inversor se materializará a través de la ampliación de capital de 1.000 millones de euros que el grupo de construcción y servicios aprobó el pasado jueves en junta extraordinaria de accionistas. En concreto, Esther Koplowitz busca vender a un nuevo socio los derechos de suscripción que le corresponden en la ampliación en virtud de la participación del 50,1% que actualmente tiene en la compañía.

En esta línea, el grupo informó el pasado 14 de noviembre de que la empresaria había alcanzado un acuerdo con George Soros para negociar en exclusividad la venta a este inversor de sus derechos de suscripción. En virtud de la operación, el magnate suscribiría así la mitad de la ampliación de capital, lo que supondría una inyección de unos 700 millones de euros y convertirse en socio de referencia de FCC con alrededor del 25% de su capital.

No obstante, la compañía ha comunicado este lunes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que su accionista de control ha concluido la negociación en exclusiva concedida a Soros “sin que se haya cerrado un acuerdo para su inversión”.

Asimismo, FCC indica que Koplowitz, a través de B-1998, la sociedad a través de que la ostenta su 50,1% en el grupo, negocia ahora la venta de dichos derechos, también en exclusividad, con la familia Slim.

RECAPITALIZAR Y RECORTAR DEUDA.

En concreto, la empresaria ha establecido contactos con Control Empresarial de Capitales, sociedad de Inmobiliaria Carso, firma que, a su vez, está controlada por la familia Slim.

Con esta negociación se busca también que el empresario mexicano compre los derechos de suscripción en la ampliación de Koplowitz y, de esta forma, se convierta el socio de referencia de FCC, con una participación de alrededor del 25%.

Esther Koplowitz debe vender los derechos que le corresponden en la ampliación del grupo para cumplir con lo acordado con sus bancos en el acuerdo que cerró recientemente para reestructurar su deuda personal, la vinculada a su inversión en la compañía. Tras la operación, la empresaria diluirá su participación en FCC hasta el entorno del 25%.

De su lado, con la ampliación, FCC busca recapitalizarse y recortar su endeudamiento para, junto con la culminación de su plan de saneamiento, poder arrancar en 2015 una nueva etapa con una nueva estrategia.

En concreto, FCC busca amortizar el grueso de un préstamo de 1.390 millones de euros que le genera un elevo y creciente tipo de interés (del 11% que paulatinamente se elevará hasta el 16%) y que en 2018 otorga a los bancos acreedores la posibilidad de capitalizarlo.

 

EUROPA PRESS