Política Sectores

Fedea propone suprimir las deducciones y exenciones del IRPF, además de los tipos reducido y superreducido del IVA

La Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) propone eliminar “todas” las deducciones y exenciones del IRPF, salvo la de rendimientos del trabajo, y del Impuesto de Sociedad, además de suprimir los tipos reducido y superreducido del IVA.

En un documento difundido este jueves, la Fundación propone una reforma fiscal con el objetivo de aumentar los ingresos tributarios españoles en torno a tres puntos de PIB, con el fin de garantizar el sostenimiento de un “nivel adecuado de las principales prestaciones sociales en un contexto demográfico muy adverso”.

Además, aboga por “minimizar las distorsiones” derivadas de unos tipos marginales de imposición “excesivamente elevados”.

Para avanzar en ambas direcciones, su propuesta se centra en la ampliación de las bases imponibles de los principales impuestos, eliminando casi todas las deducciones, exenciones, regímenes especiales y beneficios fiscales que hacen que la recaudación en España sea “inferior a la de la mayoría” de los países de su entorno a pesar de los elevados “tipos teóricos de gravamen”.

En el caso del IRPF y el Impuesto de Sociedades, los responsables del informe proponen una serie de reformas que mantendrían aproximadamente constante la recaudación de ambas figuras.

Se trataría de eliminar todas las deducciones y exenciones de ambos impuestos, con la excepción de la reducción del IRPF por rendimientos del trabajo. Se apuesta también por terminar con el sistema de módulos y con la deducibilidad de los intereses en Sociedades, con el fin de financiar una rebaja de los tipos impositivos y un aumento sustancial del mínimo exento en el caso del IRPF.

Desde Fedea explicaron que el grueso del incremento deseado de la recaudación provendría de la eliminación de los tipos reducido y superreducido del IVA.

De acuerdo con las estimaciones de los autores, la aplicación de un tipo único del impuesto aumentaría su recaudación en unos dos puntos de PIB.

El punto restante de ingresos provendría de una subida de los impuestos especiales sobre hidrocarburos y alcohol y de las principales tasas (copagos sanitarios, matrículas universitarias y peajes) así como, posiblemente, de la introducción de un nuevo impuesto sobre la riqueza similar al existente en Francia.

SERVIMEDIA