Opinión

Los vaivenes del petróleo

En las últimas tres semanas los mercados del petróleo han alcanzado su máximo. El precio del Brent ha subido un 30% y actualmente el barril está a 40.50 dólares. Existen tres razones para esta recuperación: rumores de un posible acuerdo entre productores petroleros para controlar la producción, las señales que indican que la producción fuera de la OPEP está en caída y la debilidad del dólar estadounidense.

A finales de febrero el mercado se hizo eco de que Arabia Saudí y otros grandes productores de petróleo discutían una posible congelación de la oferta. La decisión saudí ha dado una señal inequívoca de que la OPEP desea cambiar su política petrolera de mantener alta la producción para ejercer presión sobre los precios. Recientemente Ecuador mantuvo una reunión con otros productores latinoamericanos para llegar a un consenso sobre la oferta del petróleo y, sobre todo, pactar el precio.

Los países de la OPEP han sufrido un colapso de los precios que está erosionando sus reservas internacionales y sus finanzas, al mismo tiempo que está desestabilizando la política doméstica y el equilibrio social en países como Venezuela, Ecuador, Nigeria y Algeria. El coste medio necesario para cubrir los gastos fiscales es de 105 dólares el barril para Arabia Saudí y superior a 70 dólares para los países de la OPEP en su conjunto.

Sin embargo, persisten dudas sobre cómo participarán los países de la OPEP y los no pertenecientes a la organización en futuras decisiones y si se llegará a algún acuerdo significativo antes de principios de abril. Recientemente Irán pospuso planes para unirse a la reunión y confirmó su objetivo de aumentar la producción hasta los 4 millones de barriles por día.

El impulso del mercado ha sido reforzado por los nuevos datos de la AIE que confirman una reducción en el crecimiento del nivel global de producción. En febrero la oferta global del petróleo se redujo en 180.000 barriles por día hasta los 96.5 millones de barriles por la baja productiva de países tanto de la OPEP como de los no pertenecientes.

La oferta fuera de la OPEP se redujo en 90.000 barriles por día en febrero y debería reducirse hasta los 750 mil barriles por día en 2016, debido a la baja productiva en Estados Unidos, Colombia, México y China. El último mes la oferta de los EEUU bajó hasta los 9.1 millones de barriles por día, 0.6 millones de barriles por día menos que en abril de 2015, consecuencia de una caída en la iniciativa onshore Lower 48 (los números de la actividad en las plataformas petroleras continúan cayendo, actualmente están en 386, -55% interanual).

La oferta de la OPEP también se redujo el mes pasado en 90 mil barriles por día, llegando a 32.61 millones de barriles por día, como consecuencia de las pérdidas en Nigeria e Irán que fueron parcialmente compensadas por un incremento en la oferta en el país iraní. La producción saudí se mantuvo estable en 10.23 millones de barriles por día, mientras que Irán incrementó su producción interanual en 220 miles de barriles por día hasta los 3.22 millones de barriles por día, con un objetivo final de 4 millones de barriles por día.

Finalmente, mientras las predicciones de demanda global para 2016 se mantienen sin cambios en 95.8 millones de barriles por día, los datos preliminares sugieren que los inventarios comerciales de la OCDE cayeron en febrero por primera vez en un año. Desde nuestro punto de vista, los precios del petróleo deberían mantenerse por debajo de los 40 dólares el barril durante dos trimestres para equilibrar el mercado. Así pues, mantenemos nuestro pronóstico a seis meses de 40 dólares el barril.

Erasmo Rodriguez, analista de renta variable de UBP