Noticias

Las claves se conocerán en enero

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, dijo hoy que la prueba de solvencia del sector bancario que va a llevar a cabo la entidad seguirá "una metodología rigurosa común", que no dejará lugar para vías nacionales. En un congreso de banca en Fráncfort, el presidente del BCE señaló que en la gestación de la unión bancaria es necesario un fuerte Mecanismo Único de Resolución.

La prueba de solvencia del BCE, que comienza este mes y durará doce meses, está compuesto de tres partes: una evaluación de riesgos, un análisis de la calidad de los activos y una prueba de resistencia. El BCE todavía no ha publicado la metodología de la prueba de resistencia y tampoco ha tomado una decisión final sobre la valoración de los activos de las operaciones de financiación a tres años.

Draghi explicó que el BCE prevé publicar "los parámetros clave" de la prueba de resistencia a finales de enero junto con la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés). "Hemos mantenido recientemente reuniones con los directivos de los bancos y sus supervisores nacionales. Hemos hecho hincapié en estas reuniones que para que el ejercicio sea un éxito necesitamos información de elevada calidad", según Draghi. Además, asegura, que los primeros datos solicitados, la llamada selección de cartera, acaba de ser emitida.

El presidente del BCE pidió a los 128 bancos europeos que la entidad va a supervisar que "se unan a nuestro esfuerzo los próximos meses proporcionando la información necesaria al BCE y a las autoridades nacionales".Draghi también solicitó a los bancos comerciales que lleven a cabo medidas anteriores en caso necesario y que respondan de forma activa a las conclusiones del ejercicio.

Añadió que la situación de la zona del euro ha mejorado en el último año, pero que existen retos como "asegurar la recuperación, reducir la fragmentación en la zona del euro y continuar con el proceso de reforma estructural e institucional". Draghi pidió a los gobiernos europeos evitar "retractarse en perspectivas nacionales, con una vista estrecha de nuestros intereses". "Tenemos que mantener nuestra perspectiva europea" y defender intereses comunes, apostilló el presidente del BCE.