Noticias

EE.UU. pendiente del 'secuestro'

Unos recortes que fueron acordados en 2011 para forzar un pacto de largo alcance sobre la reducción del elevado déficit público, superior al 8% en 2012, que todavía no ha llegado. El principal escollo está en que los republicanos creen que el gasto del Gobierno es excesivo y hay que meterle más la tijera, mientras que los demócratas buscan una reforma fiscal para aumentar los ingresos del Estado a la que los conservadores se oponen.

Sin acuerdo la entrada automática será inevitable, por lo que el presidente  la Cámara de Representantes, John Boener,  ha instado a demócratas y republicanos a hacer su trabajo de una vez por todas. Dice Boener que los demócratas presentaron un plan, los republicanos el suyo, y ahora es momento de que el Senado haga su trabajo.

Esta tarde el presidente Barack Obama ha citado a ambos partidos en la Casa Blanca para intentar un acuerdo de última hora. Por el momento, el Fondo Monetario Internacional calcula que esos recortes pueden tener un efecto de medio punto en el crecimiento de Estados Unidos. Una ralentización que puede afectar al resto de economías mundiales.