Noticias

Mara Torres: "¿Quién no ha escrito un mensaje y se ha arrepentido?"

El personaje principal es Fortunata Fortuna o Nata como también la llama en gran parte de la novela. El mensaje que se desprende de su historia es algo tan anhelado y deseado cómo que los sueños se cumplen. Citando a la fallecida escritora Dulce Chacón, la periodista explicaba de qué manera es esto cierto: “Tendrás un millones de sueños, pero solo uno es el verdadero. Si lo encuentras y trabajas día a día para conseguirlo, el sueño se cumplirá”. El sueño de Fortunata es ser amada, no tanto amar, sino que experimenta la necesidad de sentir que alguien le ama.

“Cuando las cosas te van bien con tu pareja no hablas de ello, hablas cuando no te van bien” y de esa forma hablada es como está escrita la novela, sin pretensiones, porque Nata es completamente normal y eso es lo que la hace extraordinaria. Hablar sin tener que quedar bien y la periodista asegura que llegó un momento en el que el propio personaje era el que la llevaba. No tenía que meterse en el papel de Fortunata porque era como si ella misma la estuviese escribiendo.

Unas historias llegadas de miles de canciones, libros y películas sobre el desamor y un personaje que inventó para que le hiciese compañía los domingos, un mix del que surge la primera novela de ficción de la autora, quién afirma que lo más divertido de ella es comentarla con más gente después de haberlo leído porque al fin y al cabo todos hemos sido Nata o la conocemos, “El elogio que más me ha gustado es: este libro lo podría haber escrito yo”. Echando la vista atrás, Mara Torres afirma que: “Si al escribirlo hubiese imaginado que iba a publicarlo no hubiese sido tan osada de hacerlo sobre un tema tan manido, pero lo escribí porque lo necesitaba” .

Asegura que ha llegado el momento de desprenderse de Fortunata, la ha acompañado en su vuelo y ahora debe continuar sola, la novela seguirá su camino y lo hará sola, “Al final acabas saturada de ti misma pero el encuentro con los lectores es impagable” .Necesita desprenderse de él para volver a la normalidad porque es lo que le pide su cuerpo y su mente.