Noticias

El beneficio de las empresas no financieras se desplomó un 62,3% en 2012

"En 2012 la actividad de las empresas no financieras experimentó un notable retroceso, agudizándose la pauta contractiva que ya se había registrado el año anterior", explica el Banco de España. Esta negativa evolución afectó a casi todas las ramas productivas, en un contexto de debilidad de la demanda interna y de menor dinamismo de las exportaciones.

En consonancia con la atonía mostrada por la actividad productiva, las empresas siguieron reduciendo sus plantillas y aumentando la intensidad de los ajustes respecto a los registrados en 2011, mientras que las remuneraciones medias se desaceleraron.

Los datos muestran que el valor añadido bruto (VAB) descendió un 3,9% el año pasado, intensificándose la pauta contractiva mostrada por esta partida a lo largo del ejercicio anterior.

Por su parte, los gastos de personal se redujeron un 2,4%, tras la variación prácticamente nula del ejercicio precedente. La pérdida de dinamismo de esta partida obedeció tanto al aumento en el ritmo de destrucción de puestos de trabajo como a la desaceleración de las remuneraciones medias.

La disminución de la actividad afectó a casi todos los sectores productivos, en un contexto de "fuerte" debilidad de la demanda interna y de desaceleración de las exportaciones, que, no obstante, siguieron ganando

peso, en detrimento de las operaciones realizadas en España.

Así, por ramas productivas, el menor dinamismo de la actividad se extendió a prácticamente todos los sectores. La única excepción fue la energía, en la que el VAB mostró un moderado crecimiento, del 0,8%, cuando en el ejercicio anterior se había reducido un 0,6%.

De entre las demás ramas de actividad, destaca la industrial, por ser en la que se registró la contracción más intensa, del 10%, después de que en 2011 hubiera crecido un 1%.

En las ramas de comercio y hostelería y de información y comunicaciones tuvieron también importantes disminuciones en esta rúbrica, y más intensas que las experimentadas en 2011. Así, el primero de estos agregados registró una disminución del VAB del 4,9%, frente al 1% que se había reducido el año anterior. En el sector de información y comunicaciones el descenso fue mayor, del 6,9%.

Finalmente, en el agregado que aglutina al resto de actividades el VAB presentó también una evolución más negativa que en 2011, disminuyendo un 2,5 %, como consecuencia de la evolución contractiva de las empresas del sector del transporte y de las de la rama de construcción e inmobiliaria.