Noticias

El futuro de Grecia, de nuevo en el aire

Se plantean varios escenarios: reducción de intereses, extensión de los vencimientos, devolución de plusvalías por parte del BCE, recapitalización al sistema financiero y la recompra de deuda por parte de Atenas. Todos ellos con un objetivo: evitar lo que nadie quiere, que es tener que asumir una nueva quita de la deuda helena. Y no es de extrañar, ya que hay comprometidos 130.000 millones de euros en manos de los socios comunitarios, de los que 57.000 millones son del BCE y 25.000 millones de España que, como dijo ayer Luis de Guindos, no está dispuesta a perder.

 

Seguimos a vueltas con Grecia, nadie quiere darse cuenta de que una deuda de cerca del 200% del PIB es insostenible, y que va a resultar  harto complicado enderezarla si no se plantea una quita ordenada de la misma. Justamente hoy también se habla de las necesidades de España en el Financial Times.  Un editorial pide al Gobierno que se trague su orgullo y permita la tutela exterior de la economía, de manera que el Banco Central pueda aplicar una política agresiva que rebaje nuestros costes de financiación. El pretexto es que, ahora mismo, se ha ganado en competitividad, pero la deuda –especialmente la pública- sigue en constante crecimiento. Un diferencial que supone la ruina del país y podría llevarnos, dice, a la necesidad de tener que reestructurar nuestra deuda pública.

Razón desde luego no le falta al Financial Times. Sin embargo empiezan a verse movimientos extraños en torno a Europa de nuevo… Vuelven las dudas sobre Grecia, sobre España, veremos si en breve sobre Italia. Y ahora también sobre Francia… Las agencias rebajan su calificación, y con un paro del 10%, una deuda del 90% y déficit del 4%, empieza ahora a ver como se le empiezan a pedir medidas de austeridad para meter la economía en vereda. Eso sí, dejando claro que la situación de Francia no es la de España ni la de Italia, sino mucho mejor.  Una música que ya nos resulta conocida. ¿Se acuerdan cuando España era demasiado grande para caer y su situación no se asemejaba en nada a la de Grecia? Por aquel entonces, la prima de riesgo sólo estaba en los 300 puntos básicos…