Economía

Telefónica gana un 57% menos

La jornada ha estado en todo momento protagonizada por la avalancha de resultados empresariales y la publicación de múltiples indicadores macroeconómicos.

El Ibex ha perdido un -2,62% en la sesión y un -0,98% desde el cierre del pasado de viernes. El selectivo finaliza la semana en 9.025,7 puntos, por lo que habrá que esperar aún para verle recuperar los 9.544 puntos con los que empezó el año.

En el resto de Europa las cosas no han ido mejor. El Eurostoxx 50 se ha dejado un -2,92%, el DAX alemán -2,73%, el CAC francés -2,82% y el Footsie de Londres ha mitigado las caídas hasta -1,06%.

En nuestro mercado, ninguna de las 4 empresas del Ibex que presentaban cuentas hoy han conseguido convencer al mercado. Telefónica (-4,25%) ha sido de las más bajistas, tras ver caer un -56,9% su beneficio neto y un -6,6% los ingresos. La cifra de negocio se situó en 10.784 Mn€, lo que supone la menor cifra que registra en un solo trimestre desde hace una década.

Bankia y Banco Popular han cerrado con caídas del -3,56% y del -4,77% respectivamente. Bankia ha conseguido elevar un 2,1% interanual su beneficio hasta los 237 Mn€ a pesar del descenso del 12,4% en el margen de intereses, mientras que en el caso del Popular, su beneficio neto avanza un 2,6% hasta los 94 Mn€ por el efecto positivo de las menores provisiones (-19,3% interanual).

Parques Reunidos se ha sumado a la lista de empresas que salían esta semana a bolsa; al igual que sus predecesoras Telepizza y Dominion, su debut ha sido una decepción. Al cierre, sus títulos han perdido un -4,84%.

Al igual que los resultados empresariales conocidos hoy, la agenda macroeconómica también ha dejado luces y sombras: así, en Alemania se han visto buenos datos pero las ventas minoristas han quedado muy por debajo de lo esperado. El PIB del 1T en Francia ha superado las expectativas al crecer un 0,5% en tasa intertrimestral y un 1,3% en un año, mientras que en Alemania las ventas crecieron mucho menos de lo previsto (+0,7% vs +2,7%).

En España, las cifras de PIB del 1T han mostrado cierta ralentización de la economía pero han superado expectativas. La economía española creció a un ritmo del 3,4% mostrando cierta inercia a pesar del clima político. No obstante, es la primera vez que el INE publica el dato tan pronto, por lo que podría haber variaciones significativas en las siguientes revisiones.

Sin embargo, estas cifras han quedado ensombrecidas por las publicadas en la zona euro. El PIB del 1T habría crecido un 1,6%, es decir, dos décimas más de lo esperado. Lo que no ha gustado tanto ha sido el dato de inflación; se esperaba una caída precios pero de apenas un -0,1%, por lo que no ha sentado demasiado bien que el IPC finalmente haya sido de -0,2%.

No obstante, Draghi dijo en la última reunión del BCE que sus medidas surtirán efecto a largo plazo, por lo que este dato no debería significar que el organismo vaya a bajar aún más los tipos. Prueba de ello es que el euro sigue ganando pociones frente al dólar y ya ha rebasado el nivel de 1,14.

En EEUU también han proliferado los datos macroeconómicos. Entre los más importantes, hemos visto  cómo los gastos personales solo han repuntado +0,1%, una décima por debajo de lo esperado, mientras que los ingresos personales hacían lo contrario: crecer un +0,4% vs +,3% estimado y +0,1% anterior.

El índice de gestores de compras de Chicago también quedaba en abril por debajo de las previsiones (50,4 vs 52,6 est y 53,6 anterior).

La lectura de la confianza del consumidor de la Universidad de Michigan ha sido, en cambio, mixta: se aprecia una mejor percepción de la situación actual (106,7 vs 105,4 anterior), pero las expectativas futuras se ensombrecen (77,6 vs 79,6 anterior).

En el mercado de materias primas el petróleo se mantiene estable en los 47,6 dólares por barril Brent, algo a lo que no nos tenía acostumbrados. Por otro lado, el oro alcanza máximos desde 2014 al cotizar en los 1.293 dólares por onza.

Victoria Torre, Selfbank